A un piso de distancia de Patricia Bonet

A un piso de distancia de Patricia Bonet

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

***SOLO HOY Y ahora supera mi beso de Megan Maxwell 

Regresa Megan Maxwell con una novela romántico-erótica tan ardiente que se derretirá en tus manos.

Sexo. Familia. Diversión. Locura. Vuelve a soñar con la nueva novela de la autora nacional más vendida...

DESCARGAR AQUÍ


A un piso de distancia de Patricia Bonet pdf

A un piso de distancia de Patricia Bonet pdf descargar gratis leer online

Dos personas aparentemente opuestas; dos enemigos que quizá no lo sean. Hailey es dura, pero cuidado con las primeras impresiones, pues hasta los icebergs se derriten.

Hailey es alegre, dicharachera y no tiene pelos en la lengua, aunque también es rencorosa y lo que Shawn le ha hecho no se lo va a perdonar. Por eso siempre pone los ojos en blanco cuando lo ve y se mete con él hasta sacarlo de sus casillas. ¿O es al revés?

Shawn es el chico de ojos grises y de la eterna sonrisa, el que dice lo que piensa y el que no se anda por las ramas cuando quiere algo.

Dos ollas a punto de estallar que van a tener que aprender a trabajar juntas sin matarse, a confiar en el uno en el otro y, lo más importante, a no acercarse demasiado o se acabarán quemando.


«Echo un pequeño vistazo a la puerta del cuarto de baño de los hombres; no hay nadie esperando. Está cerrada y hay un cartel luminoso que solo yo puedo leer que pone: «Entra, Hailey. No te lo pienses». Así que, ¿quién soy yo para no hacerles caso a los carteles luminosos?

Me escabullo cual ninja, silenciosa y procurando no ser vista, y me planto frente a la puerta contraria a la mía. Como tampoco me apetece ver cosas que no debería, llamo con los nudillos y abro una rendija.

—¿Hay algún pajarito que no esté en su jaula? —La risa se me escapa por la nariz por mis propias palabras. Creo que voy más piripi de lo que pensaba.

Como nadie contesta, abro del todo y entro, decidida. No puedo evitar arrugar la nariz al hacerlo; huele a pis y el sitio está un poco asqueroso, aunque también tengo que reconocer que está más limpio que el de las chicas: aquí no hay papel higiénico tirado en el suelo, de ese que pisas con las suelas de tus zapatos sin darte cuenta y que después paseas por todo el local con toda la dignidad que, en realidad, no tienes.

Sí, está claro que hablo por experiencia».

Así es Hailey. Decidida y sin filtros.
Ya la conocéis, pero solo queda que os cuente su historia (y qué es lo que pasa en ese cuarto de baño).

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.