Ámame lentamente

A veces las cosas del amor vienen más que enrevesadas, nunca se sabe por donde van a salir ni qué extraños vericuetos se han de recorrer.

Y un poco esto es lo que le sucede a la protagonista.

Y es que conseguir la figura Michelín es el ensueño de Soraya y por lo que lucha sin entreacto y ya podía lograrlo.

Lo que en absoluto pudo discurrir es quién era verdaderamente el macho que se cruzó en su acceso y por el cual empezó a tener remordimientos más allá de la relación.

Ahora era el santiamén esperado, no solo de engarrar por su ideal, asimismo por el acto sexual.

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.