Amor accidental pdf – Marisa Ayesta

Libros RecomendadosLibros Románticos pdf

Iciar Albatrecu es refrendador inconsciente de cómo dos varoniles se alejan de un ambigú tras cometer sendos exterminios.

Amor accidental pdf

Su certificación ante la miembro hará que se vea envuelta en una maquinación adonde la mafia piedra en la división ha ofrecido la mandato de arruinar ella.

Perseguida y asustada, encontrará la firmeza en los brazos del policía nacional Pau Salas, hacia el que surgirá un culto tan accidental y rápido como la caos de regicidios e ocultaciones que les rodean.

Pau en la vida se ha garantizado en las nóminas inclusive que se descubre enamorado de Iciar, que siempre ha estado aparejada a su mejor amigo y concomitante.

Aunque tratará de olvidarla, no conseguirá combatir contra su sentimentalismo cuando ella se vea en compromiso y amenazada de mortandad.

”PROLOGO”

Prólogo: Wei Joo no sabía cómo decírselo a Xiu-Xiu. Aquello no pintaba bien. Mientras removía el asado de la olla, el dueño del restaurante miraba a su mujer a través de la ventana que separaba la cocina de la sala del comedor. Xiu-Xiu estaba tan despreocupada últimamente, se la veía tan feliz…

Llevaban ya diez años en Alicante y, aunque al principio les había costado hacerse con tantos cambios, con una comunidad tan extraña a ellos, con un mundo tan diferente al suyo, tanto su esposa como él se consideraban por fin prácticamente españoles.

Al matrimonio no le había quedado más remedio que aceptar que no eran fértiles. Ignoraban, y no querían saberlo, a causa de cuál de los dos el destino les había impedido el don de procrear. Pero ya estaba asumido. Tenían un negocio. Un negocio floreciente. El artículo de periódico con la crítica gastronómica que había realizado el periodista de Información permanecía colgado, en un simple marco de madera, como recordatorio de un trabajo bien hecho. Contaban con su salud, con su trabajo y con el amor que se tenían. El futuro se les presentaba fiable y tranquilo, con la seguridad y la estabilidad que su país no era capaz de ofrecerles.

Y justo ahora tenía que volver Chan Li a inmiscuirse en sus vidas.

Ni Wei ni Xiu-Xiu comentaban nada del sobre que mensualmente enviaban a un apartado de correos. No hablaban de él. Como si el hecho de no mencionarlo pudiera hacerlo menos real. Porque, al no hablar de él, simulaban que no existía. El matrimonio hacía tiempo que había aceptado que no tenían más remedio que pagar, pero se habían negado a que aquella esclavitud les estropease su establecimiento en España y el crecimiento de su negocio.

Y quizá Xiu podía haberlo hecho desaparecer de su recuerdo y de su día a día. Quizá Xiu, mucho más optimista que él, había conseguido creerse que todo iba bien.

Pero Wei no. Wei sabía que, antes o después, Chan Li volvería a meterse en sus vidas. Hasta en los momentos de máxima felicidad se recordaba a sí mismo que jamás estarían en paz.

Mientras añadía verduras picaditas al sofrito, consideró la posibilidad de marcharse de allí. Mentalmente agradeció a Zao Jun[1] que no hubieran tenido el don de los hijos. En un momento como el de ahora, los hijos solo serían una complicación, una terrible responsabilidad y más motivos por los que temer.

Removió la cazuela con firmeza. Había una decisión que tomar y Wei sabía que debía consultarlo con Xiu.

Sin embargo, recapacitó. No era capaz. Tomó la determinación de esperar a que pasara la cena. Cuando el último cliente se hubiera marchado y hubieran dejado recogido el restaurante, en la intimidad del lecho conyugal, le haría saber a su compañera la petición de Chan Li.

Quizá incluso sería mejor esperar a que durmiera bien por lo menos una noche más, se dijo Wei, mientras pasaba con gesto mecánico la comida a la fuente. Debería aguantar y decírselo mañana por la mañana. Por las noches el futuro se ve negro, los problemas se ven más grandes. Eso es, se prometió. Se lo diría al día siguiente.

Wei se encogió de hombros. No era propio de él huir de los enfrentamientos. Además, ¿qué conseguía con escondérselo a Xiu? Tenían que hacer lo que tenían que hacer. No les quedaba más remedio.

Se dio cuenta de que se le estaba pasando la salsa. Apagó el fuego y apartó la cacerola. Por un descuido, el líquido ardiente le salpicó en la mano y se quemó. Se llevó el dorso de la muñeca a los labios y se lamió, esperando dar alivio a la pequeña escocedura.

Aparentemente ajena a la preocupación de su esposo, Xiu-Xiu extendía los manteles, recién lavados y con un innegable y agradable olor a jabón de Marsella, y disponía cuidados centros de flores frescas en las mesas. Le gustaba que las plantas armonizaran en colores según las zonas. Exigía más tiempo colocarlas así, pero a ella eso no le importaba. Cuando las cosas se hacían con gusto, no costaba hacerlas. Y para Xiu, el restaurante era el hijo que nunca había tenido. Jamás eran agotadoras las horas que pasaba en él. En ningún momento le cansaban el trabajo y dinero que invertían en él. Xiu-Xiu estaba demasiado orgullosa del negocio que su esposo y ella habían creado como para lamentar la dedicación que le brindaban.

Por encima del hombro miró a Wei. Su marido llevaba más de media hora ante una olla en la cocina terriblemente meditabundo. Xiu podría haber ido a preguntarle qué le ocurría, pero sabía de sobra que su esposo se lo contaría. De alguna manera, él no aguantaba sin decírselo a ella. Como si ella pudiera solucionarlo todo. Pero a veces parecía que, con solo contárselo, con depositar en ella su agonía, se descargaba del problema y Wei volvía a sonreír. Y Xiu quería más que nada que Wei estuviera feliz.

La restauradora no quería ni pensar en qué le había puesto a su marido aquella cara seria. Su corazón se encogió mientras tarareaba por lo bajo. No era tonta. Sabía que Chan Li o alguno de sus hombres habían entrado en contacto con Wei. Quizá querían que les pagaran más. Trató de calmarse, de apaciguar la ira y la impotencia que bulleron en su interior con solo pensarlo. Si era cuestión de dinero, podían arreglárselas. Ninguno de los dos tenía grandes gastos. Casi todo lo que ahorraban lo enviaban a su país, para ayudar a sus padres y sus hermanos. Podían asumir una subida del pago, por mucho que hacerlo le enfureciera.

Sin embargo, por la cara de su marido se temió que no era dinero lo que Chan Li quería esta vez. Se le haría eterno hasta el momento en que Wei quisiera decirle de qué iba todo. Cómo le gustaría que le contase ya lo que sucedía. Podía luchar contra problemas reales, pero no podía luchar contra su imaginación, contra dragones que —esperaba— no existían más que en su cabeza.

”CAPITULO

Capítulo 1 :Justo antes de la caída del sol, Icíar Albatrecu se sentó en la escalinata de entrada de la Facultad de Filología, donde había pasado el día impartiendo clases y estudiando unos manuscritos sobre crónicas de la ciudad de Alicante que se sospechaba eran anteriores incluso a las escritas por Vicente Bendicho en el siglo XVII, mientras pensaba que no debería haber vuelto a quedar con Paco.

Vestida con un pantalón recto de tela «príncipe de Gales» y un jersey de manga corta burdeos, la futura doctora llevaba su mochila de cuero marrón a la espalda, cargada con los exámenes que tenía que corregir sin falta esa misma noche. Sin embargo, en lugar de dirigirse a la parada del autobús que la dejaría en el centro de la ciudad y a escasos cinco minutos de casa, esperaba ver aparecer el coche de Paco, en cualquier momento, por la avenida Universitaria. Con un suspiro de resignación, se repitió que no tendría que haberse citado con su amigo.

Francisco Lloréns, al que ella conocía desde hacía más de diez años, era el hermano mayor de una de sus íntimas amigas de la carrera. Juntas, Aitana y ella, habían estudiado Letras en la Complutense de Madrid y muchos fines de semana habían salido con Paco y sus amigos. Casi todos ellos tenían en común el provenir de otras ciudades distintas a la capital en la que estudiaban y donde vivían en residencias, colegios mayores o, los más afortunados, compartían alquileres en pisos amueblados. Por aquel entonces, Paco anduvo tras Icíar, pero nunca se decidió y la joven vasca tampoco hizo nada por animarle. Ahora, recién destinada a Alicante donde vivían los dos hermanos, Aitana se había mostrado entusiasmada ante la posibilidad de que su mejor amiga recuperara la jamás iniciada relación con su idolatrado hermano mayor.

Pero, según pensaba Icíar, el momento ya había pasado. En primer lugar, Paco se había convertido en policía nacional, de homicidios nada menos, e Icíar, nacida en el País Vasco y desgraciadamente acostumbrada a convivir con la violencia terrorista, sabía que amar a un policía era sacar una entrada de primera fila para el sufrimiento y las preocupaciones constantes.

—Que no es un ertzaintza, mujer —le había dicho un día Aitana, al expresarle ella su deseo de no enamorarse de hombres con profesiones arriesgadas. —Esto es Alicante, como mucho le pone una multa de tráfico a un guiri —mintió con desenvoltura, a pesar de que no desconocía que Paco acababa de entrar en la brigada de crimen organizado de la provincia.

Pero, por otro lado, Icíar era consciente de que ya no estaba enamorada, si es que alguna vez lo estuvo. No había en Paco nada que le disgustase, cierto, pero como solía pasarle con todos los hombres que había ido conociendo, ninguno le convencía lo suficiente como para empezar algo serio y, para su comodidad, se había ganado cierta fama de estrecha porque tampoco se prestaba a otro tipo de devaneos. No le gustaba perder el tiempo, se aseguraba a sí misma cuando alguna malintencionada le criticaba por no disfrutar, como hacían muchas mujeres, las relaciones sin compromiso. Icíar simplemente no le encontraba el punto a jugar con asuntos de corazón, de sobra sabía que alguien terminaba herido.

Precisamente por eso, con las gafas de sol puestas y su castaño pelo recogido en una coleta informal con la ayuda de un bolígrafo, Icíar se arrepentía de haber aceptado verse otra vez con Paco. No ignoraba que, en cierto modo, cada vez que accedía a una cita con él le estaba alentando, y la filóloga era lo suficientemente perspicaz como para comprender que la amistad entre un hombre y una mujer no era posible cuando uno de los dos quiere algo más.

 

De Marisa Ayesta

Una novelística de cariño galopante adonde una compañera tendrá que entresacar entre dos inspectores mientras tanto entreambos luchan por mantenerla a excepción.

El empeño se abrirá hueco entre las busquedas, los exterminios y la trama.

Amor accidental pdf

Amor accidental pdf

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.