Comprometida y cautiva

Una de las jornaleras de Lucas Cipriani poseía asesoría que podría desacreditar una importación empresarial vital… ¡y estaba energúmeno!

El único modo de conducir a la tentadora Katy Brennan era retenerla como prisionera en su yate durante quince viajes, separada del cosmos incluso que se cerrara el trato…

Katy estaba crispada con la postura despótica de su potentado jefe… no obstante, a su pesar, además se sentía intrigada por el guapísimo ejecutor.

Una ocasión a solas con él y a su gracia, Lucas empezó a consentir que Katy viera más allá de su inflexible accesorio.

Pronto se vio sorprendentemente dispuesta a palpitar una aventura prohibida… ¡y volcarse a su limpieza!

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*