Consentidísima novela

Consentidísima novela

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

***SOLO HOY Las Guerreras Maxwell, 7. Atrévete a retarme De Megan Maxwell

Regresa Megan Maxwell con la séptima entrega de la famosa saga «Las guerreras Maxwell».

Sin duda te llegará al corazón. Descubre, con esta nueva entrega, cómo los retos acaban dando paso a nuevas oportunidades...

DESCARGAR AQUÍ


Consentidísima novela

Consentidísima novela Miniread

Contemporáneo
Amor después del matrimonio
Billonario/Billonaria
Arrogante
dulce

La novela Consentidísima es una historia de romance, los protagonistas son Paulina Vidal y Roberto.

Lectura de prueba de novela Consentidísima

—¿Quiénes son y qué pretenden hacer?
El hombre pronunció con su profunda voz:
—Estamos haciendo un bebé, por supuesto. ¿Por qué actúas como si no lo supieras?
«¿Haciendo un bebé?».
Paulina Vidal se sorprendió mucho, ya que no tenía ni idea de lo que el hombre estaba hablando.
Su madre, que llevaba años fuera de casa, había pedido reunirse con ella aquí, pero en su lugar entró un hombre extraño. «¿De qué habla este hombre y por qué está aquí? ¿Dónde está mamá? ¿Me tendió una trampa?». Todavía aturdida, sus pensamientos eran un caos.
Pero antes de que Paulina pudiera seguir pensando en eso, el hombre ya había saltado sobre ella, forzándose sobre su pequeño y delicado cuerpo.
Paulina jadeó sorprendida y gritó:
—¡Suéltame! ¿Quién te dejó entrar en mi habitación? ¡Sal de aquí! ¡Aaah!
Lo que sucedió a continuación fue todo borroso. Todo lo que Paulina sintió en ese momento fue una oleada de dolor indescriptible mientras su mente se quedaba en blanco.
Después de lo que pareció una eternidad, al final se despertó, pero aún no había amanecido.
Le dolía mucho el cuerpo, pero soportó el dolor y se vistió con lágrimas en los ojos. En cuanto terminó, salió corriendo de la habitación sin mirar atrás.
Poco después de que Paulina se fuera, una empleada apareció de manera tranquila desde el otro extremo del pasillo. Entonces sacó su teléfono e hizo una llamada.
—Sí, estoy segura. Lo hice según sus órdenes.
Cinco años después.
En los suburbios del sur de Villa Nubosa, donde se estaba rodando la serie de televisión «El amor de mi vida», dos niños de cuatro años se abrían paso entre la multitud.
Uno de ellos, Raquel Vidal, gritaba con alegría mientras se abría paso emocionada:
—¡Daniel! ¡Mira, una celebridad!
—¡Raquel!
De repente, apareció la asistente de Adriana González y agarró del cuello a la niña para que no molestara a la celebridad de primera.
—Oye, ¿qué estás haciendo? ¿No sabes que no puedes pasearte por aquí? —le reclamó la asistente, Laura.
La mirada de Raquel se tornó tímida al ser reprendida y murmuró con la cabeza baja:
—Lo siento, señora. Sólo quería echar un vistazo a la Señorita famosa.
Aunque Raquel era sólo una niña pequeña, Laura no iba a dejarla ir tan fácil.
—Puedes ver, pero hazlo a distancia y no te acerques a nosotros. Vamos, fuera de aquí. —Dicho esto, dio un empujón a Raquel como si estuviera ahuyentando una plaga contagiosa. Laura no ejerció mucha fuerza, Raquel no tenía la guardia alta. De ahí que perdiera el equilibrio y cayera al suelo de inmediato con un golpe seco.
—Auch… Me duele… —Los ojos de Raquel se enrojecieron en ese instante y comenzó a sollozar de manera lastimera.
Mientras tanto, Daniel Vidal llegó justo a tiempo y vio lo que había pasado. Con una expresión de perturbación en su rostro, se acercó corriendo y ayudó a su hermana a levantarse antes de mirar con rabia a Laura.
—¡Señora, por favor, pídale una disculpa a mi hermana! —dijo con voz cortante.
En cuanto Laura vio a Daniel, temió que la escena molestara a Adriana, así que la amonestó:
—¡Basta, niños! Váyanse ya o les pediré a los de seguridad que los echen.
Sin embargo, Daniel estaba decidido a conseguir una disculpa de Laura.
—¡Por favor, discúlpese con mi hermana!
En ese momento, su acción había conseguido enfadar a Laura, que llamó a seguridad de inmediato.
—¡Rápido, sáquenlos de aquí y no dejen que interrumpan el rodaje! —Los de seguridad se adelantaron y estaban a punto de hacerlo cuando Daniel se interpuso en su camino, negándose a ceder.
Al final, ambos chicos fueron empujados al suelo.
……

PREPARANDO LA DESCARGA...



En unos instantes podrás disfrutar de tu libro



 

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.