De puño y letra

¿Pero quién es el que escribe barajas en estos viajes?

Nadie, menos Emma y Raúl.

Intrigado al localizar en su nuevo alojamiento una pasta de puño y letra para el inquilino anterior, Raúl, arquitecto recién divorciado, la devuelve a la remitente para informarle de que su antepasado, a quien iba encauzada la pasta, ya ha muerto.

En reconocimiento, Emma, joven violinista que vive en Argentina, le rebate por el mismo centro, lo que iniciará un agitado intercambio epistolar, que no solo los llevará a redescubrir el sol de encallar el fondo en tinta y papel, sino a hallar de nuevo la prosperidad.

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*