DELICIOSA LUCY

La vi de lejos, en esa cafetería oscura y con efluvio envejecido.

No sabía quién era, no obstante su donosura me noqueo.

Lindo faz, un difícil grosor; ese par de mamas volverían loco a un santo, sin embargo posiblemente lo que me estremeció fueron sus ocelos, unos bellos agujeros color melaza que mostraban disgusto y miseria de acto sexual.

Y, yo quería entregar acto sexual, o por lo a excepción de orgasmos.

Había pasado mucho lapso, un par de meses que no tocaba a una matrona y ahora no aguantaba.

Me acerque fijando mi vista en sus orificios, ella me vio e hizo un ademán como alucinada y impacientes, esa alergia me regodeo, me excito obtener endemoniar a tan bien parecida chica.

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.