Dímelo en silencio

Cuando la impulsiva Silvia acepta el torneo de sus dos mejores amigas de aproximarse al orgulloso hombruno que está allá de la varilla del mostrador, no demora que se trate del ilustre Alexander Muñoz.

Son contactos opuestos y sus existencias son completamente irreconciliables. Silvia es simpática, atrevida e independiente. Alexander divide su lapso entre Brasil, Miami y Madrid.

La complicidad y la inducción crecen entre los dos a medida que se entregan a lo que en origen parece un simple lote de pasión. Pero ¿qué ocurre cuando el anhelo ahora no es suficiente, cuando se rompe el contrapeso que da la compostura y cuando el universo que se necesita en toda conexión es ocupado por otra persona?

Vive un vehemente lance de sensaciones con Dímelo en sigilo, la descripción de un acto sexual.

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.