El deseo de Erika (Luciérnagas 2) de Daniela Gesqui

El deseo de Erika (Luciérnagas 2) de Daniela Gesqui

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

***SOLO HOY Vaya vaya, cómo has crecido de Megan Maxwell 

Regresa Megan Maxwell con la historia de Raquel, una joven periodista a la que le encargan entrevistar al guapísimo actor de moda Manuel Beltrán.

Cuando surge la magia entre dos personas, el único que manda es el corazón. Lo que comenzó como una entrevista se convertirá en un tremendo asedio al corazón...

DESCARGAR AQUÍ


El deseo de Erika de Daniela Gesqui pdf

El deseo de Erika (Luciérnagas 2) de Daniela Gesqui pdf descargar gratis leer online

Milo no creía en las segundas oportunidades… hasta que Erika llegó con sus tacones al rancho y sintió que todo era posible.

Milo Jensen es el eficiente capataz de un rancho en Salado, Texas. Recientemente viudo y con un hijo adolescente, debe seguir adelante con su vida y superar el dolor de la pérdida. Trabajador y un ejemplo para sus compañeros, no confía en la posibilidad de emparejarse con otra mujer, pero hay una persona que le causa desvelo: Erika Templeton, la hija del dueño de la hacienda y a quien ha investigado años atrás por petición de su jefe.

Ilusionado por la llegada de esa mujer que le había quitado la respiración a los lejos, aun estando casado, nunca imaginó que sus sueños se harían realidad: ella finalmente aceptaba heredar el enorme y endeudado rancho de su padre y viajar a Texas para salvarlo. Con la emoción a flor de piel, pero con el impedimento que significaba saber que Erika está casada, se resigna a ocupar el rol de un empleado fiel y colaborador que jamás la dejará caer.

Desafiando las prohibiciones, dejándose llevar por el corazón más que por la razón, Milo y Erika convergen en un vendaval de sensaciones que los arrastrará a un romance inesperado y voraz, en el que ambos tendrán muchas cosas por perder.

Milo entonces, deberá decidir si olvida a esa mujer que le hizo soñar con una segunda oportunidad o si se arriesga a enamorarla, aun a expensas de quedar con el alma hecha trizas.

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.