El hombre con el niño en sus ojos de Esther Llull

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

***SOLO HOY ¿Un último baile, milady? de Megan Maxwell 

Regresa Megan Maxwell con una novela romántico-erótica tan ardiente que se derretirá en tus manos.

Sexo. Familia. Diversión. Locura. Vuelve a soñar con la nueva novela de la autora nacional más vendida...

DESCARGAR AQUÍ


El hombre con el niño en sus ojos de Esther Llull pdf

El hombre con el niño en sus ojos de Esther Llull pdf descargar gratis leer online

«Debes ser quien eres -dijo la duquesa a Alice «…en el país de las maravillas»- o, si quieres que lo exprese de forma más sencilla, nunca trates de ser lo que tal vez hubieras debido ser, o lo que pudieras haber sido, sino aquello que deberías haber sido»… Alice no parecía darle gran importancia a lo que decía o hacía. Era como una gran niña con unos ojos muy verdes un poco felinos y llenos de la inquisitiva mirada de un águila. Esto le aportaba una luz intuitiva y profunda.

Stephen había sido un niño que probablemente tuvo unos padres muy ocupados, que no tuvieron tiempo, que no tenían interés por escucharle. Y entonces todavía tenía la sensación de que nadie quiso estar a su lado, de que sus necesidades emocionales no importaban.
Los niños son gente que son un poco como los patitos que salen a nadar, pierden a su madre y luego sienten pánico. Stpehen tiende a jugar con esa sensación, se ha acostumbrado a la aventura, a saltar y a sentir pánico.
Irina, la consultora de la Unesco, Christensen, el hombre del observatorio astronómico, Merton, el hombre de la botella de cerveza en el fondo del mar, Danfoss, el hombre de la salvación energética, Alice, la especialista de la mente humana y Stephen, el periodista de la guerra de Siria, serán estos personajes que tienden a sentir emociones fuertes.
Todos ellos habían experimentado en sus vidas desde entonces un gran cambio que vino de tomar conciencia de las condiciones de sus vidas y de lo cegado que habían estado siempre antes, al no valorar todo lo positivo que siempre habían recibido.
Había que hacer un esfuerzo objetivo para no caer en esos esquemas defensivos, que también habían sido en la vida como fuerzas inconscientes, pero ahora lo que necesitaban hacer era real y conscientemente parar esas respuestas automáticas y ser ellos mismos. Porque si no lo hacían, finalmente terminarían hiriendo a los demás y a los seres que más querían y en quienes debían confiar.
estherllull com

ENLACES DE DESCARGA

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.