El hombre fetichista PDF

Carolina no tiene periodo para nada, tampoco tampoco para copular. Su ex-novio se lo dijo acertadamente claro el momento que la puso de patitas en la vía tras cuatro años de asociación. Sumergirse en una saturnal de consumiciones sin sentido por Madrid parece el resarcimiento viejo para desmemoriar que nada va aceptablemente en su edad menos el trabajo, sin embargo el encuentro con un criptográfico anónimo, que vive el genital de rutina harto distinta a lo que ella conoce, pondrá a Carolina en una morbosa y tentadora opción.

De Mimmi Kass

De la jugada de Martín, aprenderá a tomarse su periodo, a revelar su propia concupiscencia y a gozar de un cosmos sensual asaz particular.

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.