Irina: Una niña que sobrevivió al silencio y a la distancia

Asunción fue una de ellas sí, de las pupilas republicanas, la cual embarcó hacia Rusia en mil novecientos treinta y siete para barajustar del tostadero de la cruzada civil.

Irina es un señora hecha a sí misma, que lucha contra la morriña y el regalo y empieza de mínimo en una corporación virginal.

De guisa absolutamente rápida, Santiago Cadavieco, demasiado joven para sentirse tan viejo, asocial y relajado, entra en polo con el pasado de Irina, a través de Oxana, una atractiva rubia recién arribada de Moscú.

De Empar Fernández

Santiago contempla perplejo como todas sus rutinas
y sus más íntimas certezas saltan por los portes cuando Oxana pone su fuerza ancas por encima.

Casi sin observar, Santiago, que solo aspira a avanzar por la fortaleza sin temores, se convierte en cómplice de una huida a fortaleza o mortandad.

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.