La diosa del deseo

Una indeterminación para despreocuparse de sus quebraderos de cabeza, Stephen Alvanley el gran duque de Guilford, frecuenta un congal. Allí queda embelesado cuando ve zapatear a la diosa del anhelo, una parienta a la cual le subastan la limpieza en esa velada.

Él para tenerla dará mucho caudal en la oferta y ganará su castidad, a más de diferentes vencimientos para llevársela para que lo atienda sexualmente, sin embargo cuando inicio a disputar a Marion descubrirá que ella no es la esposa que aparenta ser y que oculta múltiples secretos que lo harán escamar que no se vendió por decisión.

[amazon_link asins=’B076X2X9D8′ template=’ProductGrid’ store=’investymister-21′ marketplace=’ES’ link_id=’9c1c2ec6-df80-11e7-8f54-c1cb7d05c976′]

 

 

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.