La esposa camarera del príncipe de Altaf Hossan

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

***SOLO HOY ¿Un último baile, milady? de Megan Maxwell 

Regresa Megan Maxwell con una novela romántico-erótica tan ardiente que se derretirá en tus manos.

Sexo. Familia. Diversión. Locura. Vuelve a soñar con la nueva novela de la autora nacional más vendida...

DESCARGAR AQUÍ


La esposa camarera del príncipe de Altaf Hossan pdf

La esposa camarera del príncipe de Altaf Hossan pdf descargar gratis leer online

MANTENGA los ojos bajos, sirva la comida y luego váyase. No quedarse en la suite del presidente. Sin mirar, sin entablar conversación con el príncipe y sin coquetear. Especialmente sin coquetear: el príncipe Casper tiene una reputación sorprendente cuando se trata de mujeres. Holly, ¿me estás escuchando?

Holly emergió de un torbellino de miseria el tiempo suficiente para asentir. —Sí —graznó ella. —Te escucho, Sylvia.

Entonces, ¿qué acabo de decir?

El cerebro de Holly estaba empañado por la falta de sueño y una rotonda constante de severo autoanálisis. —Dijiste … me dijiste … Su voz se fue apagando. ‘No sé. Lo siento.’

La boca de Sylvia se apretó con desaprobación. ‘¿Qué es lo que te pasa? Por lo general, eres extremadamente eficiente y confiable, ¡por eso te elegí para este trabajo! ‘

Eficiente y confiable.

Holly se estremeció ante la descripción.

Otros dos defectos para agregar a la creciente lista de razones por las que Eddie la había dejado.

Aparentemente ajena al efecto que estaban teniendo sus palabras, Sylvia siguió adelante. “No debería tener que recordarte que hoy es el día más importante de mi carrera: atender a la realeza en el Twickenham Stadium. ¡Este es el campeonato de las Seis Naciones! ¡El torneo de rugby más importante y emocionante del año! ¡Los ojos del mundo están sobre nosotros! Si hacemos esto bien, estamos hechos. Y más trabajo para mí significa más trabajo para ti. ¡Pero necesito que te concentres!

Una camarera alta y delgada con una expresión desafiante en su rostro se acercó a ellos con una bandeja de copas de champán vacías. Dale un respiro, ¿quieres? Su prometido rompió su compromiso anoche. Es un milagro que ella esté aquí. En su posición, ni siquiera me habría arrastrado fuera de la cama.

ENLACES DE DESCARGA

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.