La esposa del doctor de Maye Lyn

La esposa del doctor de Maye Lyn

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

La esposa del doctor de Maye Lyn novela pdf

La esposa del doctor de Maye Lyn novela pdf gratis descargar leer online Miniread

Ana ya no recordaba lo que era dormir en una cama o estar bajo un techo que te cubra del sol o la lluvia. Los restos de basura eran su comida diaria, de allí también vestía. Como único podía sobrevivir era con la ayuda de algunos hombres que la visitaban algunas noches, en busca de placer. Todo lo que hacía era por su pequeño Tom, el niño que se había encontrado abandonado en la basura. Siendo extrajera, sin familiares ni amigos, solo la promesa de un amor que luego se marchó dejándola tirada, no tenía cómo sobrevivir. Pero ella y Tom harían todo lo posible por mantenerse con vida, en este vil mundo que solo les había traído tristeza y desesperación.

Capítulo 1: Un buen día para robar

Había dormido exageradamente mal aquella noche, solo pensaba en
la cirugía que tenía esa mañana, quizás estaba un poco nervioso, tal
vez algo ansioso. Nada bueno para su trabajo. Pero la pobre mujer
había esperado meses para aquella cirugía y Jake quería que todo
saliera bien, de eso dependía la vida de aquella mujer. Jake Matthew
era un prestigioso cirujano de la parte este del país, a su corta edad
contaba con numerosas cirugías, tanto simples como complicadas,
todas y cada una de ellas terminadas exitosamente. El mejor cirujano
cardiovascular. A sus treinta años, con su cabellera rizada que le
llegaba hasta los hombros, con las numerosas pecas que tenía en el
rostro y con la poca vida social que tenía, solo pensaba en una sola
cosa, sus pacientes.
— Pare un momento, tengo que tomar aire. — Le dijo a su chofer,
Dani. Salió del coche y se recostó a este mientras mirada el pequeño
supermercado que tenía en frente. Aquella mañana había un cielo de
un hermoso azul. Era muy temprano de la mañana, caminó hacia la
entrada del súper y tomó un periódico de la estantería que quedaba
frente a este.
— Son diez dólares. — Dijo, una suave voz desde detrás de la
estantería, quitó los trapos y los cartones que le cubrirían completa
y se inclinó hacia adelante, dejándose ver la cara por Jake.— Diez
dólares, señor, cuesta el periódico. No vale devolverlo. Ya lo ha
tomado….

COMPRAR EN AMAZON

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.