Borrador automático

La Futa Africana de la Universidad de Gigi Potemkin

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

***SOLO HOY Hay momentos que deberían ser eternos de Megan Maxwell 

Una emotiva historia que nos enseña que el mejor viaje de la vida es el amor.

No te la puedes perder. Hay momentos que deberían ser eternos, la nueva novela de Megan Maxwell, llenará tu corazón de emociones y te hará sonreír con esas pequeñas cosas que convierten la vida en algo maravilloso...

DESCARGAR AQUÍ


La Futa Africana de la Universidad de Gigi Potemkin pdf

La Futa Africana de la Universidad de Gigi Potemkin pdf descargar gratis leer online

El ser más viril del planeta. Ese fue el único hecho en la mente de todos cuando vieron por primera vez al estudiante transferido llegar a esa academia de élite exclusiva: una heredera africana gigantesca, masiva, poderosa, súper viril, ridículamente voluminosa, increíblemente musculosa cuyos pechos, trasero y muslos eran solo ¡menos masiva y desalentadora que sus músculos duros como el titanio que destrozan el suelo!

¡Una mujer, una guerrera, una diosa! Ella era todo eso, ¡y mucho más!

Al ver esa máquina sexual de dos metros y medio de alto y mil libras, ¡Heather se indignó! La corona de la escuela siempre le había pertenecido, y nunca se le había ocurrido a la mujer que alguna vez la perdería por alguien, y mucho menos por una estudiante africana de la que nadie había oído hablar, pero cuya mera vista causaba innumerables fuertes, ¡machos alcistas que se pongan crema en los pantalones como una horda de burros hambrientos de sexo!

Su amiga Verónica también estaba completamente anonadada. Juntas, eran las Amazonas más grandes, increíblemente musculosas y excitantes que el mundo había visto jamás; mujeres cuya belleza sólo era superada por la demencial densidad y el volumen de sus propios músculos, así como por la fertilidad y madurez de sus gigantescos pechos y culos. Aun así, a pesar de todo eso, allí estaba ella —¡la p♥ta africana! -, empequeñeciendo sus cuerpos sobrehumanos como si su sangre no fuera la sangre de la humanidad, ¡sino la de todo un Panteón de Dioses Griegos!

¡No, no! Una mujer así, ¡un monstruo! ¡No podría haber sido real! Mientras desafiaban a la súper bestia a una batalla sexual, Heather y Veronica prepararon sus mentes y cuerpos para la pelea más grande hasta el momento, con la esperanza de reconquistar su estatus a través de la sesión de sexo más sucia e implacable en toda su vida, pero poco sabían que incluso antes de que comenzara la batalla … ¡ya habían perdido!

Porque la diosa africana no era solo una mujer con superpoderes. ¡Oh no! Ella no era solo una máquina de f♥llar que podía poner miles de sementales en un solo día, o llevar a cualquier mujer a orgasmos interminables de chorros solo con el movimiento de un solo dedo. ¡Oh, no, no, no! Su poder oculto era algo mucho más primario, mucho más… ¡masculino! ¡Algo mucho más largo, más gordo, más caliente, más pesado y más grueso que cualquier cosa que pudieran poseer “simples mujeres” como Heather o Vanessa!

El poder de la virilidad entre sus piernas. ¡El semental definitivo! ¡La máquina de cría perfecta! ¡Una futa africana lista para mostrarles a estas dos chicas americanas cuán total, completa y completamente superadas eran en realidad!

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.