LA MALDICIÓN (La Hija de la Luna nº 1)

Y es que el Amor es la Otra Cara de la Muerte.

Aprendí aquella disertación demasiado tarde, posiblemente de haberlo entendido, posiblemente de haberlo lamentado, tal vez de haberlo prevenido.

No importaban los tal vez tampoco los quizás, las vacilaciones de mí escapaban.

¿ Qué sentido tenía fluctuar, cuando la Realidad dejaba de puricarse?

En verdad ahora no respiraba y es que yo… yo muerta estaba.

Mi defunción, no obstante, vivacidad tenía, carrera tuvo y energía tendría.

Mil y un prestigios me identificarían…

Mil y un varoniles mi grosor adorarían…

Mil y un Mundos yo destruiría…

Miles…y la Historia de repetirse no dejaría.

La Historia por mí vivía.

Ella así lo quería y Ella siempre sus recelos cumplía y sus deseos…sus recelos endemoniada a una Eterna Repetición me tenían.

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.