La secretaria inexperta del jefe de Altaf Hossan

La secretaria inexperta del jefe de Altaf Hossan

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

***SOLO HOY Y ahora supera mi beso de Megan Maxwell 

Regresa Megan Maxwell con una novela romántico-erótica tan ardiente que se derretirá en tus manos.

Sexo. Familia. Diversión. Locura. Vuelve a soñar con la nueva novela de la autora nacional más vendida...

DESCARGAR AQUÍ


La secretaria inexperta del jefe de Altaf Hossan pdf

La secretaria inexperta del jefe de Altaf Hossan pdf descargar gratis leer online

W HY , oh, ¿por qué había sido tan estúpida como para dejar en ella para esto? El viejo adagio del orgullo que precede a la caída iba a ser confirmado hoy; debería haberse echado atrás mucho antes de esto. Una carta cortés diciendo que había cambiado de opinión debido a circunstancias imprevistas lo habría hecho, cualquier cosa …

Kim gimió suavemente, mirando su reflejo en el espejo de cuerpo entero de su dormitorio. Normalmente no se inspeccionaba a sí misma tan a fondo; por lo general, una revisión rápida para asegurarse de que su maquillaje no estaba manchado o sus medias enganchadas era suficiente. Hoy fue diferente. Hoy tenía que lucir perfectamente peinada e inmaculada desde la parte superior de la cabeza hasta la punta de los dedos de los pies.
Ojos marrones profundos bajo una espesa franja de cabello castaño dorado la miraron ansiosamente, antes de viajar a lo largo de su cuerpo. ¿Quizás no debería haber optado por la falda y la chaqueta azul aciano? Un traje en uno de los colores más tenues que ella prefería normalmente habría sido mejor. Los grises y los carbones tenían el efecto de neutralizar sus curvas algo generosas sin enfatizar que, con un metro ochenta de sus pies calzados con medias, era lo que su padre amablemente llamaba escultural. Su madre, una pequeña rubia menuda que era esbelta y revoltosa, solía suspirar cuando la miraba. La linda bebé que su madre había insistido en vestirse con encaje y volantes se había convertido rápidamente en una marimacho propensa a los accidentes, y luego siguió creciendo. No creía que su madre la hubiera perdonado realmente.

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.