Lo que me enseñaron mis pacientes antes de morir – Mariana Jacobs

Reflexiones sobre la existencia y la muerte, por una psicóloga especializada en cuidados paliativos, a partir de las indagaciones con sus imperturbables terminales, narradas en apariencia de semblanzas.

Lentamente, o no punto, la muerte empieza a “marchar del placard”.

Los occidentales nos asomamos a ese tiempo tan espectral, vamos perdiendo el sobresalto, comenzamos a preguntarnos cómo es.

A lo largo de años dedicados a unirse el juicio de sucumbir, Marian Jacobs ha resuelto que, en un alfoz de Buenos Aires, en un botiquín de la India, en la yacija de hospital o en la propia habitación, rezando el padrenuestro o recitando el Libro Tibetano de los Muertos, las habitantes soltamos las protecciones de estilos en extremo similares.

Que todos morimos valorando lo mismo, agradeciendo las mismas cosas y calibrando de semejante moda la mecedora de la fuerza.

Que los sumarios, pero íntimos, personales e irrepetibles, tienen abundantes entorchados en común, características universales que hacen a una buena separación.

Y para acercarnos sus madureces, la ejecutora nos presenta:

  • A Diego, que le enseñó el valor de estar atenta y no extraviar el contrapeso.
  • A Ana, que le enseñó la enorme categoría de la observación que nos damos de nosotros mismos.
  • A Rosario, que le enseñó a afirmar ironías, todo el plazo y todo lo que se pueda, inclusive en clima del disgusto.
  • A Javier, que le enseñó la grosora de conceder el perdón, así como Luis le enseñó la grosora de saber pedirlo a periodo, sin dejarlo en Dios para exponer lo que tenemos para enunciar.
  • A Martín, que le enseñó que muere admisiblemente quien vive proporcionadamente.
  • Y a Suda y Rosa, que le enseñaron a suponer irremediablemente que los prodigios existen.

Así nos transmite lo fijado al sitio de cualquieras tan vivas como quien escribe y como quien lee.

Porque la edad no es una cuestión de cargo.

Una persona no está “excepto viva” porque se halle de fisonomía a la guadaña.

Está igual de viva, o quizá más que de ningún modo.

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.