Mi deuda contigo novela

Mi deuda contigo novela

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

***SOLO HOY Las Guerreras Maxwell, 7. Atrévete a retarme De Megan Maxwell

Regresa Megan Maxwell con la séptima entrega de la famosa saga «Las guerreras Maxwell».

Sin duda te llegará al corazón. Descubre, con esta nueva entrega, cómo los retos acaban dando paso a nuevas oportunidades...

DESCARGAR AQUÍ


Mi deuda contigo novela pdf

Mi deuda contigo novela completa pdf gratis descargar leer online Miniread

Mansión
Amor después del matrimonio
Billonario/Billonaria
Dominador

Capítulo 1 Una hermosa joven, sola en una habitación vacía

  • De repente, nubes oscuras cubrieron el cielo estrellado de aquella noche; se acercaba una fuerte tormenta. Así era el clima de junio: sombrío y cambiante. Sin embargo, Iris Parker no se sentía soñolienta en lo más mínimo mientras hojeaba el álbum de fotografías que tenía en las manos. Incluso sonreía con felicidad de vez en cuando. Todavía no se había cambiado de ropa. Por lo tanto, seguía teniendo puesto el vestido de novia, que hacía juego con la decoración de la habitación. Había sido el día de su boda. Después de haber estado dando vueltas todo el día, por fin había tenido tiempo de sentarse a mirar las fotografías nupciales con atención. Solo habían transcurrido tres cortos días entre el momento en que había recibido el álbum y el día de la boda. Todo parecía tan apresurado, pero a ella no le importaba. Se sentía contenta de estar con su amado. La sonrisa del hombre en la imagen era tan deslumbrante como siempre. Tenía un aspecto solemne, y los ojos lo hacían verse apuesto. «Ese es mi esposo: Dexter Watson. Despedimos a los invitados hace bastante. ¿Por qué aún no ha regresado? ¿Tenía que ocuparse de algo más?».
  • Se sentía muy intranquila en la habitación, así que dejó el álbum y comenzó a caminar frente a la ventana. No supo durante cuánto tiempo estuvo yendo de un lado al otro, pero todavía no había rastros de Dexter. Luego, la pantalla de su teléfono celular se iluminó de pronto. Lo tomó, lo miró y no pudo evitar sonreír de oreja a oreja. «Tesoro, tómate tu tiempo. Tienes un largo camino por delante; no gastes toda tu energía esta noche». Era un mensaje de Alice Palmer. Era evidente que el contenido estaba pensado como una burla hacia ella, pero ya estaba acostumbrada y decidió ignorarlo. «Tendré mucho tiempo en el futuro para enseñarle una lección a esa tonta; no tengo ninguna prisa en hacerlo ahora. Después de todo, la primera vez de una mujer es invaluable. Hasta yo lo sé. ¿Dexter no lo entiende?». En ese momento, la puerta se abrió de golpe y el estruendo la despertó de ese estado de ensoñación.
  • —Dexter, ¿estás bien?
  • Él entró a la habitación, caminando con cierta inestabilidad. De todos modos, seguía vistiendo su traje con propiedad: ni una de las prendas estaba fuera de lugar. Pero así era su personalidad. Hubiera preferido que le chorreara sangre de la cabeza antes que arruinarse la ropa.
  • —Estoy bien. —Su tono frío fue como una puñalada en el corazón de Iris.
  • «¿Qué sucede? ¿No debería estar feliz en nuestra noche de bodas?». Ella lo observó tambalearse hacia la cama y se apresuró a cerrar los ojos. Había esperado ese momento desde hacía mucho tiempo. Habían comenzado la relación cuando todavía iban a la universidad. A diferencia de otras parejas, nunca habían salido de la universidad en su tiempo libre, y mucho menos habían compartido alguna forma de intimidad física. «En esa época, lo consideraba un hombre digno de confiarle mi vida. Pero es probable que valore la integridad por sobre todas las cosas». Sintió que el calor del aliento de Dexter, mezclado con el aroma fuerte del alcohol, se acercaba a ella. «En un instante, este hombre probablemente me quitará la ropa, una prenda a la vez. Esta noche, seré suya». Luego, la golpeó una ráfaga de aire frío. Confundida, abrió los ojos de prisa y vio que él había tomado las sábanas que la cubrían y las llevaba echas un bulto debajo del brazo.
  • —¿Dexter?
  • —He bebido mucho esta noche. Además, estoy muy cansado. No quiero decepcionarte. Estaré en mi estudio. Deberías descansar. Buenas noches, cariño. —La explicación no parecía del todo convincente. Aun así, la besó con suavidad en la frente antes de irse, en lo que quizás fuera el momento más íntimo de toda la relación.
  • Iris se sintió decepcionada mientras lo veía salir de la habitación. Al mismo tiempo, decidió ser comprensiva. «Una boda es un suceso muy importante en la vida de una persona, después de todo. ¿Cuántos hombres no quedarían agotados después de esa experiencia?». Afuera, comenzó a llover. Había imaginado innumerables escenarios para su noche de bodas, pero nunca había pensado que iba a resultar así. «¡Olvídalo! ¿Pensabas que lo estaba esperando? No tengo tiempo de esperarte. Me iré a dormir». Luego, ni siquiera se sacó el vestido antes de irse a la cama.
  • El sonido de la alarma la despertó a la mañana siguiente. Cuando todavía vivía con su familia biológica, estaba acostumbrada a levantarse a esa hora todos los días para ir al trabajo. Sin embargo, ese era el día después de su casamiento; había olvidado que no tenía que ir a trabajar. Después de lavarse, salió de la habitación. Dexter y su suegra, Amy Wheeler, ya estaban sentados a la mesa.
  • —Buenos días, mamá. —Al ser una nuera que recién había pasado a formar parte de la familia, era normal que Iris adulara a su suegra. Por lo tanto, saludó a Amy con una sonrisa incluso antes de haberse acercado a ella.
  • —Las nueras de otras personas se despertarían temprano a la madrugada después del día de la boda para preparar el desayuno de toda la familia. Pero la mía es diferente. Esta anciana tuvo que esperarla. ¿Cómo puedo decirlo? Ah, sí. Dexter, te casaste con la señora de la casa. Debería llamarla así, «señora». —El tono insultante de Amy flotó hasta los oídos de Iris. Aun así, mantuvo una especie de sonrisa en el rostro todo el tiempo. Habiendo escuchado rumores acerca de la mujer, lo único que podía hacer era acostumbrarse a que la tratara así, dado que había elegido casarse con Dexter.
  • —Lo de ayer fue extenuante, mamá. Por favor, entiéndelo. Iris, siéntate rápido. Se enfriará el desayuno.
  • «Por suerte, la vida me bendijo con un marido amoroso. De lo contrario, no sé qué me motivaría a seguir tolerando esto».
  • —Prepárense para esta tarde. Vendrán a visitarnos algunos parientes. Recuerden: deben aprender a ser más sensatos. No dejen que otros los critiquen a sus espaldas —dijo Amy en tono irónico. Iris se dio cuenta de que esas palabras estaban dirigidas a ella, así que se apresuró a asentir con la cabeza para indicar que había comprendido. Después, su suegra abandonó el lugar de prisa.
  • —No le prestes atención. Mamá siempre fue así. Tiene una lengua filosa, pero un corazón blando. Lo verás después de un tiempo. —Dexter extendió la mano de repente para aferrar la de Iris.
  • —Está bien. Entiendo. Estaré bien siempre que me ames. —Las palabras de él le habían derretido el corazón por completo. «¿Cómo podría seguir molesta con mi mordaz e inescrupulosa suegra?».
  • Esa noche, Iris sonreía mientras se abría camino serpenteando entre los desconocidos para servirles té y conversar. Cada tanto, entablaba alguna conversación más profunda y se quedaba hablando durante un largo rato. Después de un tiempo, comenzó a sentir un leve dolor de cabeza y una sensación abrumante de somnolencia. «Dormí bien ayer a la noche. Además, son solo las ocho. ¿Por qué tendré tanto sueño?».
  • —Vamos, deberías ir arriba a descansar. Yo me quedaré aquí un rato más —le susurró Dexter al oído. Se le había acercado en algún momento sin que se diera cuenta.
  • Al tener la aprobación de su esposo, decidió que ya no le importaban aquellos parientes desconocidos y salió del salón mientras todos la miraban con extrañeza. Cuando regresó a su habitación, ya no le importaba nada. Se desplomó sobre la cama y se durmió de inmediato. Mientras dormía, tuvo un sueño: caminaba por la playa de la mano de su esposo…

PREPARANDO LA DESCARGA...



En unos instantes podrás disfrutar de tu libro



 

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.