Mi protector

Harry Hunter todo el tiempo se ha encontrado siendo el mejor en lo que hace por varias mentes: no tiene gente, siquiera amigos, siquiera escolta.

Vive, sólo, para acatar con sus delegaciones y sobrevivir al término a recorrido.

Pero su práctica se irá al traste cuando le ofrezcan una nota empresa; una que no podrá oponerse y en la descubrirá a la joven Bailey Kim.

La tesis se la sabe enormemente aceptablemente: no debe determinar nudos emocionantes si quiere quedar con semblanza.

Pero en la práctica es otra cosa.

Bailey tiene alguna cosa en particular que le atrae, poco que le impide inhibirse de todo y rechazar, poco que no le permite traicionarla.

Protegerla, liberarla y el atender de ella no será sencillo, sin embargo ahora no tiene nada que extraviar.

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*