MINOS: La voz del Laberinto

Eran tiempos extraños, alrededor del 1.500 antes de Cristo.

Para rebosantes acaso no representa más que una época, un espectáculo al que difícilmente pueden agremiar algún hecho concreto.

Ah, empero debo fundir que esta tradición que os voy a recitar transcurrió en Creta, en la capital de Cnosos y fue iniciada por un rey despótico y un gallardo astado viscoso agasajo de los Dioses.

Estoy segura de que inmediatamente sabéis de que os hablo, estaréis pensando: «nos hablas del apólogo del Laberinto del Minotauro», y de ser así habéis acertado… sin embargo solo en parte.

Olvidad por un tiempo lo que sabéis o habéis atendido sobre esta narración griega, puesto que en esta tradición que os narraré a ristra, siquiera los superhombres salvaban princesas en embarazos, siquiera los rudos eran abortos que comían carne humana.

Soy Arihagne, heredera del trono de Creta y sí, os grarantizo que si hubo un dédalo, que hubo en verdad un individuo al que se le llamó Minotauro, no obstante nada de nada fue como os lo han narrado.

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*