Nunca pensé que volvería a verte

Una década ya.

Tristes e inacabables años de obstrucción desde la última ocasión que lo vio.

Una liviana inspección al pequeño hato le reveló que no había exteriorizado sus pareceres, puesto que ninguno le prestaba atención… todo lucro estaba centrado en el recién bastado.

El principal de la corporación, hacía las demostraciones y pronto llegaron a ella.

Llenó sus bofes de céfiro tratando de amansar sus denuedos, procurando parecer indiferente y fría.

El recién calado la saludó con un informal apretujón de uñas.

La maña masculina resultó sociable y sus dedos firmes y naurálgicos.

El tornillo de sus badanas la sacudió.

Él no dio locales de haber lamentado lo mismo.

Ella se sintió desconcertada.

Al verlo tan de cerca no le cupo la pequeña incertidumbre de que se trataba de él, no obstante parecía no reconocerla.

La saludó como si de ningún modo la hubiese disfrutado.

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.