Praga De cerca

Guía para delirar a Praga, con avisos, contraseña práctica y influencias de doctos de Lonely Planet.

La población de las cien agujas, con su encantador dédalo de callejuelas pavimentadas, encandila a los visitantes debido a su sensacionalista edificación ojival, sus genuinos restaurantes, sus cafés amén de siècle, su virtuosismo de cabeza y su majestuoso fortín –el más grande del cosmos.

Es fundamental pasar revista su excelsa gema, la Catedral de San Vito y avanzar por la Plaza de la Ciudad Vieja, predominante por su temporalizador desmesurado, en el cual, cada hora, la Muerte toca la campana e invierte un temporalizador de arenilla.

Y el emocionante puente Carlos ofrece una memorable manera de salvar de la Ciudad Vieja a Malá Strana.

Después de saludar el Castillo y salvar el puente Carlos, se aconseja incorporarse a los praguenses en sus huertos, barrios y bares preferidos.

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*