Regalo de boda

Quizá encontrara el fervor de su biografía en la alianza de su mejor amiga.

Kit Mcintyre había abandonado a más de uno en el altar, aunque hoy nada le impediría decir (misa) el gran término de su mejor amiga.

Afortunadamente, ser la ama de laurel tenía negocios extra con los que tampoco ni había contado… como superar mucho momento con el valedor, Ad Walker.

Aunque había jurado paralizarse alejado de las compañeras, a Ad empezaba a resultarle irrealizable no entregarse por su revolucionada lujuria cada sucesión que estaba con Kit.

A pesar de los chismes que aseguraban que Kit sufría verdadero pánico por casarse, Ad no dejaba de imaginarla de camino al altar… adonde él la estaría esperando, claro.

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.