Sin control

Y es que no todo se puede mantener bajo control, ni mucho menos para siempre.

Esto es lo que vive la protagonista en carnes propias.

Es Bárbara, que de ningún modo había probado la exultación, pues, su vivacidad no había sido para nada comprensible y menos con ella misma.

Justo un catorce de febrero, un cliente, el exterior capaz de corromper su exclusividad, cambia todo su espacio, y la termina por sacar del mausoleo de irregularidad en el que estaba sumida hasta el cuello.

Pero Leonardo no pagó su deuda sin respetar e ingresar.

Quiere su organismo, sentimentalismo y corazón… pero parasu sorpresa, para alguien más además.

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*