Sin perdón

No todo está en perdonar.

y si no que se lo digan a Diana.

La protagonista es una simple celadora de yoga que se convierte en una inscripción en su capital cuando, posteriormente de ser afectadas de pasos carnales, decide tomarse la ley por su baza.

Leonardo Verti no la dejará largarse así como así, no, no es esta su intención, la necesita para matar a los delincuentes de gollete nacarado que tanto percance hacen.

Todo va sobre neumáticas aun que aparece en secuencia el inspector Michael.

Su delegación: anular a la castradora de varoniles.

Y lo peor es que el cariño surge entre ellos.

¿Se trata de un cariño realizable?

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*