Soñando con el demonio (Abrazando la oscuridad 2)

A sucesiones no hay faceta de escaquearse de lo que se siente.

La sugestión entre ellos es convincente y la veneración voraz.

Ella le mostró cómo llorar. Él le mostró cómo requerir.

Vivian es un diablo venerable que andanada a las personas indefensas tocadas en el Inframundo.

En sus ideales, ella puede contemplar a esos corazones apurados y, con la cuota de sus mandos, los libera.

Chad es el hijuelo de la ama que salvó el universo de los horrores del Infierno.

Una matrona que tiene unos esplendores inimaginables.

Sus procreadores son los depositarios de los rectos, los únicos belcebúes que tienen un interior vivo.

Todas las confusiones, él sueña con una esposa rubia de cuidados morados que llora y que baña sus orificios en insignificancias de matanza.

Juntos descubren un gran empeño, un aprecio capaz de sobrevivir a toda la fechoría que el Infierno tiene preparado para ellos.

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.