Sueños de una vida

Aquel varón era justo todo lo que ella jamás habría buscado.

Tan alto como las cerros de Montana que lo rodeaban y tan guapo como un cowboy del antiguo Hollywood, Ash Mckee era lo último que Rachel Brant esperaba averiguar cuando había comparecido en indagación de señales sobre su pasado.

Pero con exclusivamente percibir la pura impudicia que desprendía aquel jockey a espinazos de un magnífico semental, lo que Rachel había masticado que deseaba en su carrera y en la de su hijuelo cambió por completo.

Enamorarse de aquel varón no iba a ser sencillo.

El guapo viudo incluso tenía un pasado denso de secretos muy ocultos y enrevesados.

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.