Susúrramelo al oído

Marta siempre ha sido una esposa altruista y ha apremiado permanentes salidas para excusarse de cualquier noviazgo en guardia. Por ello, cuando Nacho Rivas le propone una lista invariable, no envidia en detener a lo que ella considera «una aventura pasajera».

En la actualidad, aprovechando sus dos semanas de holganzas y sin embargo es consciente de que él es arrendador de uno de los locales de rutina de Ibiza, casualmente decide ventosear a la ínsula para servirse de unos recorridos tan notables como calurosos, con crepúsculos repletos de fascinación, tardes de sueño y indeterminaciones de descontrol. La agitación sensual entre entre ambos sigue viva, no obstante no todo es igual que ayer.

Se dice que no te das suma de lo que tienes incluso que lo pierdes, y Marta teme enredarse a esa realizable existencia. También se comenta que las segundas partes en la vida fueron buenas, pero… ¿y si caes acaramelada a los primores de un varón que tuviste en el pasado y que sabes que no supiste ponderar?

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.