TODO EL TIEMPO

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

***SOLO HOY Aprenderás, mi amor de Sophie Saint Rose 

Regresa Sophie Saint Rose con una novela romántico-erótica de unas hermanas que parece que tienen las ideas muy claras, pero...

Sexo. Familia. Diversión. Locura. Vuélvete a enamorar con esta novela de dos chicas de Montana que se van de vacaciones a Nueva York...

DESCARGAR AQUÍ


TODO EL TIEMPO de Nina Bonita

La risa de Jacintha era campanas de plata cuando se quitó el suéter y se abrió la blusa. Sin sujetador, gracias a Dios, pensó George, gimiendo. A pesar de estar cargada de leche, sus pechos aún eran pequeños, pero sus pezones se veían más rosados ​​que nunca y más grandes. Se lamió los labios cuando se reveló más de la piel de la luz de la luna de su esposa. Gruñó cuando sus pantalones se negaron a abrirse, le dio un fuerte tirón antes de que cediera a sus fuertes manos.

 

Caderas anchas, muslos magros, musculosos, piernas fuertes. Entre ellos estaba el estrecho triángulo de sus bragas de algodón blanco sensibles pero muy pecaminosas. La boca de George se hizo agua mientras olía a vainilla y melocotones, fragancias familiares que venían de entre sus piernas. Cuando ella salió de sus bragas, sus ojos casi se cruzaron ante la diosa que estaba delante de él.

 

El embarazo había suavizado los ángulos duros del cuerpo de Jacintha, pero Dios, la deseaba más que nunca. Extendió los brazos hacia ella y Jacintha, respirando de nuevo su nombre, voló hacia ellos.

 

«Te extrañé», susurró ella entre besos febriles, sus dientes chocaron, las lenguas se enredaron, las bocas se abrieron para recibir la mayor parte del otro. «George. Jorge. Te extrañé mucho.»

 

«También te extrañé, Jacintha,» gimió contra sus labios. Sus manos estaban desesperadas por mapear la piel del otro. Jacintha acarició los músculos duros de sus hombros, gimió cuando los vellos crujientes de su pecho le hicieron cosquillas en las palmas de las manos y en sus sensibles pechos. George apretó su cabello alrededor de su mano, la retiró y la arqueó hacia él. Él la lamió desde la garganta hasta el valle entre sus pechos, donde olía a leche y vainilla.

 

«George, por favor», suplicó ella mientras apretaba su puño alrededor de su cabello y la acercaba a un arco más profundo.

 

«Te quiero tanto», dijo, envolviendo sus labios alrededor de un pezón hinchado. Lo chupó y lo lamió y Jacintha apretó la cabeza contra su pecho mientras una perla blanca y húmeda brotaba de la punta de su pezón. Gruñendo, George apretó sus labios a su alrededor y se amamantó, llenando la habitación con sus sonidos hambrientos y húmedos.

 

«Tan dulce», susurró antes de succionar de nuevo, inundando su boca con su leche.

 

Cuando Jacintha cayó de espaldas sobre la cama, la leche había comenzado a gotear de su otro pecho. George también lo lamió, y con sus dedos girando alrededor de su clítoris, la sensación era demasiado, era demasiado…

 

La leche fluía en gruesas corrientes por su pecho, hasta su estómago, mezclándose con la miel que corría entre sus muslos. Los dedos despiadados de George emitieron sonidos de chasquidos mientras empujaban dentro y fuera de su sexo. Demasiado. Demasiado bueno…

 

Jacintha era una masa palpitante de sensaciones. «George, por favor. No puedo No puedo »

 

Pero George simplemente apretó su boca alrededor de su pezón, sus dedos empujaron profundamente en su sexo. Jacintha se quedó sin aliento como si fuera un latigazo, su cuerpo golpeando contra el suyo y temblando. Su nombre fue un jadeo ahogado en su garganta, su deseo por él pronunciado en oraciones rotas. Lo único que terminó de decir era que lo deseaba todo el tiempo. Y…

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.