Un café a medianoche

Alana regenta un bufé con ventanal anejo al ponto. Su energía transcurre con firmeza en un burgo ribereño, con su activa abuela y su querida amiga y socia Candela. Pero esa confianza se rompe cuando una tenebrosidad aparece en la azotea un atractivo inexplorado que le dedica una esquela:

“Gracias por haberme auxiliado y dispensas por este café a bocadillo. Espero que nos veamos pronto”. R.

A pesar del libresco visaje, Alana tiene un pasado que ganar y no se lo pondrá nadacomprensible. Pero él estará propicio a enfadarse esa egida que ella ha vapuleado a su en torno a durante años.

¿Será capaz Alana de otorgar a un cabo sus sustos y anotar un nuevo capítulo en su historia?

No te pierdas esta soñadora carrerade Santana H. Hernández que te hará largar más de un resuello

.

[amazon_link asins=’B0777J8M1L’ template=’ProductGrid’ store=’investymister-21′ marketplace=’ES’ link_id=’ebdc046c-c7cc-11e7-9a02-4bdc42f638a8′]

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.