VENGANZA CARNAL de Orpherius

VENGANZA CARNAL de Orpherius

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

***SOLO HOY Y ahora supera mi beso de Megan Maxwell 

Regresa Megan Maxwell con una novela romántico-erótica tan ardiente que se derretirá en tus manos.

Sexo. Familia. Diversión. Locura. Vuelve a soñar con la nueva novela de la autora nacional más vendida...

DESCARGAR AQUÍ


VENGANZA CARNAL de Orpherius pdf

VENGANZA CARNAL y otros relatos eróticos de Orpherius pdf descargar gratis leer online

En la suite del hotel, dos amantes se encuentran en el fragor de la batalla, llevando a cabo su nueva fantasía sexual. Ella, arrodillada, vestida de criada, pasa el plumero por encima de los muebles. Bajo su atuendo, se escapan trozos de su intimidad…
―¡Por Dios, pero qué hace! ―le grita ella, fingiendo su enojo, tratando de zafarse de las manos del hombre, que la apresan por detrás.
―Vamos, tranquilícese, señorita ―le dice él, jadeando junto a su oído.
―¡Que me tranquilice! ¡Pero cómo se atreve! ―le vuelve a gritar y le azota con el plumero, aún de rodillas. Sus quejidos no hacen más que acentuar el deseo del hombre, que se aprieta contra ella, visiblemente excitado―. ¡Pare de una vez, por favor! ¡Quítese! ¡Yo no puedo trabajar así!
―Cálmese, vamos. Solo quiero asegurarme de que hace bien su trabajo… ―le sigue diciendo, mientras le palpa bajo la falda.

Esta es solo una de las ocho escenas eróticas que componen este libro de relatos, ocho excitantes historias cargadas de morbo, pasión y lujuria donde los protagonistas llevan a cabo las más variadas y perversas fantasías sexuales.

Una escritura directa, penetrante, que te meterá de lleno en la trama.

Descripciones minuciosas, precisas, hasta el más mínimo detalle, que te harán visualizar las escenas como si estuvieras allí mismo.

Con una agudeza psicológica tal que deja al desnudo las personalidades de los personajes, sus deseos, sus pensamientos…

La lectura de «Venganza carnal y otros relatos eróticos» no solo no te dejará indiferente, sino que te inoculará el peor de los venenos: el placer.

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.