Yo, el que ve & Majestic

Los secretos de los semidioses ateos no han sucumbido con su prestigio. Nunca murieron.

Este escrito encuentra su afectación en la colicuación del universo psicodélico del opio, de la metafísica moral proveniente de varias mitologías, del suceso terrorífico de ese que ahora se puede motejar contemplativo: Carlos, enamorado de la inspiración pagana, ha de situarse con el demonio Phenex para rendirle facturas sobre su insensatez al romper un portal hacia el Averno e invocarlo.

Este leviatán es incluso el primer cantor de la vehemencia y un gran historiador de las dependencias celestes de todos los momentos, que nos llevará en un demencial trayecto sobre los secretos de la religiosa.

Si te atreves, ven: vamos a porfiar teología con el leviatán.

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*