ADALÏE de Margotte Channing

ADALÏE de Margotte Channing

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

***SOLO HOY Las Guerreras Maxwell, 7. Atrévete a retarme De Megan Maxwell

Regresa Megan Maxwell con la séptima entrega de la famosa saga «Las guerreras Maxwell».

Sin duda te llegará al corazón. Descubre, con esta nueva entrega, cómo los retos acaban dando paso a nuevas oportunidades...

DESCARGAR AQUÍ


ADALÏE de Margotte Channing

ADALÏE de Margotte Channing pdf descargar gratis leer online

ADALÏE de Margotte Channing

Sinopsis de ADALÏE de Margotte Channing

Ni en un millón de años Finn se habría imaginado que la muchacha que nadaba desnuda en la laguna, era su cita secreta. Más intrigado que nunca, se acerca y no deja que se vaya hasta que habla con ella y la besa, reconociéndola como su andsfrende. La única mujer que puede salvarlo de la locura.

Y ya nada ni nadie podrá separarlo de ella. Ni siquiera saber que es la hija del hombre que destrozó su vida y la de su familia.

Un monstruo que es capaz de destruir, si es necesario para sus intereses, a su propia hija.

Fragmento de ADALÏE:

«…Finalmente, había llegado el día que tanto había temido y Adalïe, a la que todos llamaban Mary, esperaba sentada en su cama, agarrada a la bolsa de tela donde poco antes había guardado todas sus pertenencias, cuando la puerta se abrió para dar paso a una de las muchachas que trabajaban en la cocina y con las que no le dejaban hablar, aunque sabía que esta se llamaba Irene. Al menos, no la miraba como las otras, con miedo, sino con algo parecido a la lástima. La muchacha cerró la puerta y se acercó a ella, llevaba un vestido colgando del brazo. —Mary, quieren que te pongas esto—se levantó, extrañada por el nombre, aunque llevaba más de ocho años escuchando que todos lo utilizaban para dirigirse a ella. Cuando estuvo a su lado, Irene  susurró: —Ojalá tu marido sea bueno contigo—Adalïe pasó la palma de la mano por el vestido como si no la hubiera escuchado, decidida a no pensar en su inminente casamiento—es terciopelo—le aclaró la chica. —Es muy suave—Irene se quedó mirándola fijamente. —Creía que no podías hablar. Nunca te había escuchado hacerlo. —Si no hablo, tengo menos problemas— Irene se estremeció al recordar los castigos a los que aquella muchacha tan frágil había sido sometida, y se apiadó de ella. — Escucha, cuando salgas de aquí, haz lo que te digan; aparenta obediencia siempre, no les des excusas para que te peguen o te castiguen más. —Sí—estaba decidida a hacerlo. A menos que le pidieran que hiciera algo tan horrible que la destrozara por dentro. —Te ayudaré a ponerte el vestido, date la vuelta—dócilmente, Mary obedeció y la otra le dijo: —Ha venido una mujer a buscarte. La más guapa que he visto en mi vida. Puede que os hagáis amigas—Mary sonrió y se animó un poco. Su futuro no podía ser peor que lo que le había pasado en aquel sitio. Bajó las escaleras despacio, aunque le hubiera gustado hacerlo corriendo y siguió a la muchacha hasta la sala donde las monjas solían recibir las escasas visitas que había en el convento. Y cuando vio a la mujer que había ido a buscarla estuvo de acuerdo con Irene, era la más bella que había visto nunca. Tenía el pelo rubio, rizado y ahuecado en torno a un rostro angelical. Era tan hermosa que no se cansaba de mirarla. Se acercó a ella con una sonrisa que se congeló en su rostro al ver sus ojos, entonces, el don que había heredado de su madre le dijo que el interior de esa hermosa mujer era tan oscuro como el de su padre, que la había encerrado en ese lugar más de ocho años atrás, pero su instinto de conservación aguzado después de tantos años de castigos, le ayudó a componer una sonrisa tranquila e hizo una reverencia como si estuviera encantada de saludarla…»

PREPARANDO LA DESCARGA...



En unos instantes podrás disfrutar de tu libro



 

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.