Al descubierto de Ananta Rati

Al descubierto de Ananta Rati

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

***SOLO HOY ¿Un último baile, milady? de Megan Maxwell 

Regresa Megan Maxwell con una novela romántico-erótica tan ardiente que se derretirá en tus manos.

Sexo. Familia. Diversión. Locura. Vuelve a soñar con la nueva novela de la autora nacional más vendida...

DESCARGAR AQUÍ


Al descubierto de Ananta Rati

Mi nombre es Hannah, acabo de llegar a la ciudad, tengo veinticinco años y me gusta el chocolate, montar en moto y las mujeres. No sé si en ese orden. También soy buena con las manos y desafino como nadie en la ducha. Soy amante de los animales, disfruto de estar en familia y… ¡ah sí! Soy una de las Mistress de La Mazmorra, el mejor club BDSM de la zona.

Lo sé, no es un trabajo convencional, ¿verdad? Resulta que yo tampoco esperaba terminar dedicándome a ello, y mucho menos que me gustase tanto hacerlo. Pero así es la vida. Al final, aquí, en lo que algunos llaman “antro de mala muerte”, encontré no sólo mi sitio sino mi segundo hogar. Esas dominatrix qué tanto imponen dentro de la sala, con sus fustas y sus corsés, son ahora mis mejores amigas. Y alguna incluso algo más.

Pero no he venido aquí a hablaros de mí. Al menos no sólo de mí. He venido a contaros cómo pasé de ser una recién graduada que no sabía qué hacer con su vida, a ser una mujer hecha y derecha que sabe lo que quiere, aunque sea contradictorio. Y todo ello, por supuesto, pasa por presentaros a L, a Lore y a Lorena. Parecen la misma persona, pero no hay punto de comparación entre Mi Mistress, mi amiga y la número uno del club sádico de moda.

“Espera, Hannah, ¿he entendido bien? ¿Tu Mistress? ¿No se supone que eras tú la que dominaba? No entiendo nada.”

Sí, yo reaccioné parecido, pero ya os he dicho que estoy llena de contradicciones. Quizá sea lo que más me atrae de este mundo BDSM en el que me he metido. No todo es sexo, por supuesto, pero ya que jugamos a esto del placer, ¿qué hay de malo en disfrutar ambas partes?

No voy a hacerme la chula, reconozco que a mí también me costó verlo así de sencillo. Por eso os cuento la historia, así que, si seguís con dudas, seguid leyendo.

Por cierto, no me permiten hablar de los clientes, pero el sexo forma parte de la historia, así que no quise omitir nada al contároslo. Disfruten la lectura.

ENLACES DE DESCARGA

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.