El llanero depravado de A. R. Cid

El llanero depravado de A. R. Cid

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

***SOLO HOY Liberado de E.L. James 

Regresa E.L. James con una novela romántico-erótica tan ardiente que se derretirá en tus manos.

Sexo. Familia. Diversión. Locura. Vuelve a soñar con la nueva novela de la autora internacional más vendida...

DESCARGAR AQUÍ


El llanero depravado de A. R. Cid

Lo que voy a contaros no es parte de una perfecta historia de amor. Aquí lo único que había era mi deseo irrefrenable por meterme debajo de su piel. Una obsesión que se tornó en un juego enfermizo. No sé si fue la manera correcta y la verdad no me importa. Soy como soy y hace mucho tiempo que me he aceptado.

No soy una estúpida, sé que estoy condenada a sufrir porque, por mucho que quiera, mi piel lo necesita. Pienso en él todo el rato, le extraño en mi cama, entre mis piernas, extraño toda la magia que tan magistralmente ha depositado sobre mí las últimas noches.

No deseo ver películas románticas ni caminar de la mano con él bajo las estrellas, no quiero palabras bonitas ni un te quiero al final de la función. Quiero que me desee con la misma intensidad, que su piel arda solo de saberme cerca, que no pueda evitar correr a mis brazos como un desesperado en busca de lo que solo yo puedo darle. Tras varias semanas al fin he podido aceptar que solo él sabe cómo hacerlo, las teclas correctas le pertenecen.

Era mera seducción, en mi ignorancia quería descubrir qué era lo que tenía locas a todas las mujeres que acudían cada noche a su cama. La curiosidad me embargaba y durante horas le veía pasar como un gran guerrero, mostrándose como Dios lo trajo al mundo, sin ningún tipo de pudor. Quizás si os lo digo así no estéis entendiendo nada. A estas alturas ni siquiera yo lo hago y eso que tengo todos los datos.

Soy Maya. No voy a decir que no soy hermosa, cada día me preparo a conciencia ante el espejo y sé cuáles son mis virtudes. Siempre salía victoriosa de las conquistas y eso me hizo creer que él era un hombre normal. Sin ver su rostro, sin saber su nombre, sin ningún dato aparte de su gran arte para producir placer.

Estas páginas recogen una serie de noches interminables, escenas de sexo que sorprenderían a las más mojigatas y si esperas un besito dulce en el hombro antes de dormir no es tu libro. Esta historia está hecha para que te sientas tan necesitada como yo en este momento, quiero que compartáis mi tormento, que disfrutéis de la vocecilla que os pide dejar la lectura a un lado para desahogaros.

Él es arrogante, sexy, cautivador y tiene experiencia. Yo… un cuerpo hecho para el delito y una lengua muy afilada. ¿Juntos? Juntos hicimos lo que no nos atreveríamos en el mundo real.

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.