GIA ERÓTICA: Libro 2° de Gia Van Rollenoof

GIA ERÓTICA: Libro 2° de Gia Van Rollenoof

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

***SOLO HOY Hay momentos que deberían ser eternos de Megan Maxwell 

Una emotiva historia que nos enseña que el mejor viaje de la vida es el amor.

No te la puedes perder. Hay momentos que deberían ser eternos, la nueva novela de Megan Maxwell, llenará tu corazón de emociones y te hará sonreír con esas pequeñas cosas que convierten la vida en algo maravilloso...

DESCARGAR AQUÍ


GIA ERÓTICA: Libro 2° de Gia Van Rollenoof

“No sólo el espíritu tiene derecho a regocijarse, sino también la carne”. Aquí, en resumen, radica la filosofía de vida de Gia, una escritora veneciana de novelas eróticas. Al umbral de los sesenta años, regresada durante algún tiempo con la pareja con la que estaba cuando tenía veinte, en esa relación amorosa renovada, esta última la impulsa a contarle los hechos lúdico-amorosos descritos en sus numerosas novelas, donde la autora derrama su fantasías sexuales más atrevidas y desenfrenadas salpicadas con un moderado sadomasoquismo y fetiche, algo que, de alma apacible, en la realidad, ella nunca haría.
Y así es que, en tonos muy traviesos, y a menudo desvergonzados, la serie erótica habla de un sexo siempre alegre, juguetón, y, desde exagerado, muchas veces incluso quimérico. En los eventos inventados, que tienen lugar primero en Venecia y sus alrededores, así como en varios otros lugares italianos y extranjeros, los personajes – mujeres – se mueven en la invención de un empíreo sáfico lleno de juegos perturbadores, moderadamente sadomasoquistas y marcadamente fetichistas, que tienen un poderoso perfil erótico nunca violento, sino consensual y compartido, donde cada deseo se cumple en un denso manto de éxtasis, sin ninguna alabanza para el abuso o la crueldad verdaderas. Como se mencionó, aunque recurrentemente aparecen en la narrativa emocionantes juegos eróticos que se entregan a un sadomasoquismo moderado, la serie erótica “Gia” no es para nada adecuada para quienes buscan la representación de la violencia verosímil; en otras palabras, la “fascinación del mal”, tanto abusada, algo contra lo que la autora toma partido, y también ideológicamente. Y, por tanto, para la autora es una válvula de escape para sus propias fantasías, donde, de forma irreal, el amor y el sexo se exprimen en su dimensión puramente pulsional. Despojados de todas las implicaciones aburridas, así como irrazonables, neuróticas o pseudo románticas, los acontecimientos se cuentan explícitamente en su gratificante esencialidad erótica. Aunque la narración a menudo entra en temas más serios, se trata esencialmente de cuentos de hadas bastante hardcore, pero nunca innecesariamente vulgares, que, desprovistos de sofismas introspectivos y con un final feliz y gratificante, están constantemente impregnados por impulsos de mujeres hacia otras, en un ambiente marcado por la alegría. En este primer libro de la serie, se narra una experiencia muy particular: una vez firmado un acuerdo de sumisión sexual temporal con una encantadora Mistress alemana llamada Camilla, el personaje Gia y sus cuatro jóvenes amantes, todas chicas hermosas, viajen a su castillo, ubicado en los alrededores de Nuremberg. El acuerdo establece que, en el primer mes, en su ausencia, las cuatro mujeres pueden disponer como deseen de Brunhilde, la hermosa sumisa favorita de la castellana, a condición de que, en el segundo, sean ellas, las que se sometan a Camilla. Se advierte que, en las novelas de la serie, se trata un contenido sexual muy, muy explícito; y, por lo tanto, además de estar prohibidos para los menores, no son recomendables para personas sensibles sobre este tema.

ENLACES PATROCINADOS

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.