Haciendo un Trío con mi Marido y el Fotógrafo de Devora Mela

Haciendo un Trío con mi Marido y el Fotógrafo de Devora Mela

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

***SOLO HOY Y ahora supera mi beso de Megan Maxwell 

Regresa Megan Maxwell con una novela romántico-erótica tan ardiente que se derretirá en tus manos.

Sexo. Familia. Diversión. Locura. Vuelve a soñar con la nueva novela de la autora nacional más vendida...

DESCARGAR AQUÍ


Haciendo un Trío con mi Marido y el Fotógrafo de Devora Mela pdf

Haciendo un Trío con mi Marido y el Fotógrafo. Embarazada y Alborotada 2: Un Relato de Lactancia Erótica de Devora Mela pdf descargar gratis leer online

Mi marido logró concertar una sesión de fotos de maternidad con uno de los fotógrafos más famosos de la ciudad. Aunque empiezo la sesión sintiéndome un poco nerviosa, los dos hombres pronto me hacen sentir como una diosa, y una sesión de fotos de maternidad luego se transforma en una sesión erótica de fotos privadas, no solo con mi esposo, pero con el fotógrafo también.

Este cuento corto y caliente es un relato erótico corto destinado exclusivamente a mayores de edad. Su contenido es explícitamente sexual.

Lee un extracto

Desde que había quedado embarazada siempre tenía ganas de hacerlo, yo misma me sorprendía con la facilidad con la que me excitaba. Era como si mi cuerpo goteara con deseo en cualquier instante; y como hace un mes me había empezado a bajar la leche, cuando me ponía caliente, pequeñas gotas blancas brotaban de mis pezones. Y eso fue lo que ocurrió en ese momento en el estudio de fotografía, con el sonido de la cámara, las luces y la atención de dos hombres. Mis pezones empezaron a gotear, mojando la fina tela que las cubría.
Las manos de Bruno subieron por mis caderas, rodeando la gran curva de mi barriga hasta detenerse debajo de mi busto que había duplicado su tamaño. Mis tetas se sentían llenas y pesadas. Cuando mi marido las estrujó, solté un pequeño gemido, la humedad de mi abertura empapando mi ropa interior.
Eché la cabeza hacia atrás, apoyándome sobre su torso, dejándome llevar por sus caricias y su deseo. El material del vestido se estiraba con facilidad, y Bruno no demoró en apartar la tela que cubría mis senos hacia los lados, dejando completamente expuestas mis tetas para la cámara.

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.