La esposa embarazada del magnate griego de Altaf Hossan

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

***SOLO HOY ¿Un último baile, milady? de Megan Maxwell 

Regresa Megan Maxwell con una novela romántico-erótica tan ardiente que se derretirá en tus manos.

Sexo. Familia. Diversión. Locura. Vuelve a soñar con la nueva novela de la autora nacional más vendida...

DESCARGAR AQUÍ


La esposa embarazada del magnate griego de Altaf Hossan pdf

La esposa embarazada del magnate griego de Altaf Hossan pdf descargar gratis leer online

Jane entró en su apartamento y se dirigió directamente al frigorífico. Podría estar vacío de cualquier cosa para comer, pero sabía que había dejado medio paquete de refrescos en el estante. Sacó una de las latas frías, abrió la pestaña y bebió. Luego, saboreando su frescor en su lengua, se quitó los zapatos y regresó a la sala de estar.

Era bueno estar en casa, pensó, mirando alrededor del gran espacio que servía tanto de sala como de comedor. Ahora se alegraba de haber hecho que el constructor derribara la pared que antes separaba las dos habitaciones. Junto con una pequeña cocina de servicio, su dormitorio y el baño contiguo, había sido su hogar durante los últimos cinco años.

Dejó caer su maleta en el pequeño vestíbulo de entrada y, cuando fue a recogerla, vio parpadear la luz de mensaje en su contestador automático. Su madre, pensó con resignación. La señora Lang estaría ansiosa por saber que su hija había llegado a casa sana y salva. Aunque estaba familiarizada con Internet y sin duda habría comprobado las llegadas de vuelos a Heathrow, todavía necesitaba la confirmación de la voz de Jane para asegurarle que todo estaba bien.

Suspirando, Jane presionó la tecla para recuperar sus mensajes y esperó pacientemente a que hablara la voz grabada de la Sra. Lang. Sus amigos sabían que estaba ausente y todas las llamadas de negocios se dirigirían a la galería. Así que no estaba preparada cuando una voz masculina inquietantemente familiar pronunció su nombre.

¿Jane? Jane, ¿estás ahí? Si es así, recoja, ¿quiere? Ineh poli simandiko. Es importante.

Jane se hundió débilmente en la pequeña otomana que tenía junto al teléfono. A pesar de su determinación de no dejar que Demetri Souvakis volviera a entrar en su vida, no podía negar que su voz rica y oscura con su acento distintivo todavía tenía el poder de debilitar sus rodillas.

Pero claro, no era su voz lo que le había hecho millonario varias veces antes de cumplir veinticinco años. Eso había venido de su herencia y su total crueldad en los negocios, se recordó a sí misma, una crueldad que de alguna manera se había extendido a su vida privada.

ENLACES DE DESCARGA

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.