La Tentación vive al otro lado de Chus Iglesias

La Tentación vive al otro lado de Chus Iglesias

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

***SOLO HOY Y ahora supera mi beso de Megan Maxwell 

Regresa Megan Maxwell con una novela romántico-erótica tan ardiente que se derretirá en tus manos.

Sexo. Familia. Diversión. Locura. Vuelve a soñar con la nueva novela de la autora nacional más vendida...

DESCARGAR AQUÍ


La Tentación vive al otro lado de Chus Iglesias pdf

La Tentación vive al otro lado de Chus Iglesias pdf descargar gratis leer online

Iria acaba de mudarse a un apartamento en Santiago de Compostela, allí trabajará como enfermera en el hospital. Le apasiona tocar el piano “a cualquier hora”, hacer surf, esquiar y es palista en un club de piragüismo, no conoce a nadie en la ciudad.
Adrián es policía en la comisaría Santiago, un chico guapo amante de todo tipo de deportes, las plantas y también de las numerosas mujeres que se pasan a diario por su cama, sin ganas de complicarse la vida con ninguna. A veces tiene remordimientos con las palabras de su abuela, madre y hermanas diciéndole que “debería sentar la cabeza con una mujer decente”
La abuela de Iria se ha marchado a una expedición al Amazonas y ella debe quedarse al cuidado de Barak, su pastor alemán con genes de “perro policía”, profesión que tenía su abuelo en la ciudad de Nueva York, lo que complicará su vida con el vecino, ya que la mascota está acostumbrado a vivir en una casa de campo y no entiende de normas como no ladrar, no asaltar terrazas ajenas, o comerse lo que no es suyo.
La primera advertencia de Adrián es que “en esta Comunidad no se admiten Perros, y ese bicho es un sinvergüenza”
Otra de las preocupaciones de Iria, es que su abuela no llegue a tiempo para asistir a La Feria de La Sidra en la localidad en donde presentarán la cosecha de sus manzanos.
No sabemos lo que puede ocurrir cuando dos vecinos tan distintos comparten una pared tras la cual se escucha todo lo que ocurre al otro lado, desde molestos gemidos de maratones de sexo, a dulces melodías de piano, que siempre pueden molestar al que tiene distinto turno que el tuyo e intenta dormir.
¿Podrán Adrián e Iria llegar a entenderse cuando un perro policía tanto los puede separar como juntar?

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.