Borrador automático

La virgen del magnate de AKASH HOSSAIN

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

***SOLO HOY Y ahora supera mi beso de Megan Maxwell 

Regresa Megan Maxwell con una novela romántico-erótica tan ardiente que se derretirá en tus manos.

Sexo. Familia. Diversión. Locura. Vuelve a soñar con la nueva novela de la autora nacional más vendida…

DESCARGAR AQUÍ


La virgen del magnate de AKASH HOSSAIN pdf

La virgen del magnate de AKASH HOSSAIN pdf descargar gratis leer online

MMM», Jodi no pudo resistirse a echar una segunda mirada apreciativa al hombre que cruzaba el vestíbulo del hotel.

Alto, de más de dos metros, de unos treinta y tantos años, de traje oscuro y pelo aún más oscuro, tenía un inconfundible aire de sexualidad masculina. Jodi se dio cuenta de ello en cuanto lo vio caminar hacia la salida del hotel. Su efecto sobre ella fue lo suficientemente fuerte como para hacer que su pulso se acelerara y su cuerpo reaccionara ante él de una manera muy inusual y poco propia de Jodi, y sólo por un segundo permitió que sus pensamientos vagaran de forma soñadora en una dirección peligrosa y sensual.

Él giró la cabeza y, durante un instante impactante, fue casi como si la estuviera mirando directamente; ¡como si se estuviera produciendo algún tipo de comunicación personal muy intensa! ¿Qué le estaba ocurriendo?
El corazón de Jodi, y con él todo su mundo, se balanceaba precariamente sobre su eje, tan robusto; un eje construido con cosas como el sentido común y la practicidad y el hacer las cosas según las normas, que de repente la había arrojado a un mundo extraño. Un mundo en el que palabras traicioneras como «amor a primera vista» habían adquirido un significado.

¿Amor a primera vista? ¿A ella? Nunca. Con firmeza, Jodi arrastró su mundo y sus emociones de vuelta a su lugar.

Debía ser el estrés al que estaba sometida lo que la hacía alucinar emocionalmente.

¿No tienes suficiente con preocuparte? se reprendió Jodi, con mucha más firmeza de la que habría regañado a uno de sus pequeños alumnos. No es que fuera muy dada a regañarlos. No, Jodi amaba su trabajo como directora y profesora titular de la pequeña escuela infantil de la zona con una pasión que algunos de sus amigos consideraban que debería dedicar más bien a su propia vida amorosa, o más bien a la falta de ella.


Publicado

en

,

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.