Leer gratis El día que nos conocimos de Emilia Hover

Leer gratis El día que nos conocimos de Emilia Hover

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

***SOLO HOY ¿Un último baile, milady? de Megan Maxwell 

Regresa Megan Maxwell con una novela romántico-erótica tan ardiente que se derretirá en tus manos.

Sexo. Familia. Diversión. Locura. Vuelve a soñar con la nueva novela de la autora nacional más vendida...

DESCARGAR AQUÍ


Soy una mujer joven en busca de su primer trabajo.

Las cosas no han salido muy bien en el último año… perdí a mi padre y eso cambio todo mi mundo.

A sido extremadamente difícil conseguir un trabajo con la gran crisis que está viviendo el país.

Sin más opciones, postule a un trabajo en la empresa de un viejo amigo de mi difunto padre, quien actualmente es un gran y respetado hombre de negocios en la ciudad.

A los días siguientes y sin previo aviso, recibí una llamada de un número desconocido. Era el departamento de reclutamiento de la compañía… les intereso mi perfil profesional.

Era la única oferta que me habían hecho en todo el año.

Pensé que me había ofrecido la oportunidad solo por lástima o por sentir que le debía algún favor a mi padre.

Finalmente llego el día de la entrevista y ahí estaba él… Diego Olivos, el dueño de la compañía.

Había una magia en su presencia a la que no podía resistirme.

Cuando su puerta se abrió, mi aliento se congeló.

Tenía la edad de mi papá. Y no me importaba. Aunque llegara a ser mi jefe, no podía negar que era un hombre muy atractivo, aun cuando fuese mucho mayor como yo.

Tragué grueso y dije todas las frases hechas que suelen decirse cuando se empieza una entrevista de trabajo.

Luego me senté, justo frente a él.

Sonreí, y luego me percaté de que mi falda subía un poco y mostraba una parte de mi muslo. Ya el señor Olivos veía mi pierna con desparpajo y se reía.

Aunque quise bajarlo disimuladamente, no pude.

Era el hombre soñado de cualquier mujer. Sus dedos se deslizaban por su cabello. Sentí que me desparramaba del calor que sentía en mi cuerpo. Me pareció que tenía frente a mí a un modelo de revista o un actor de cine.

Tenemos una historia en común, algo que me atrae aún más a él… la entrevista avanzo hasta que, sin mediar aviso, escuche las palabras más reconfortantes de toda mi vida:

«Por favor, dime cuándo podrías incorporarte a nuestra compañía»

Y es así como comienza nuestra historia….

ENLACES DE DESCARGA

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.