LOS JUEGOS DE MI PRIMA BEGO y otros relatos eróticos de Orpherius

LOS JUEGOS DE MI PRIMA BEGO y otros relatos eróticos de Orpherius

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

***SOLO HOY ¿Un último baile, milady? de Megan Maxwell 

Regresa Megan Maxwell con una novela romántico-erótica tan ardiente que se derretirá en tus manos.

Sexo. Familia. Diversión. Locura. Vuelve a soñar con la nueva novela de la autora nacional más vendida...

DESCARGAR AQUÍ


LOS JUEGOS DE MI PRIMA BEGO y otros relatos eróticos de Orpherius

Una vez, me llamó para que fuera a su cuarto. Su madre tendía la ropa en la azotea. No había nadie más en su casa.
―¡Pablo! ¡Ven un momento!
Un minuto después, entré a su habitación, con la cabeza gacha, distraído con los bloques de Legos que llevaba en las manos, tratando de componer la figura que imaginaba en mi cabeza.
―¿Te gusta? ―me pregunta.
Levanto la mirada y me la encuentro sentada al borde de la cama, en ropa interior, con una muñeca entre los brazos. La mecía como si se tratara de un bebé, con la cara de plástico pegada a sus enormes pechos. Begoña tenía las piernas un poco abiertas, y me quedé mirando unos segundos la sombra oscura que ocultaba la tela blanca de sus bragas.
―¿La… muñeca? ―le dije yo, con los ojos como platos. Los Legos habían perdido todo mi interés.
―Sí. ¿Te gusta? ―me insiste.
―No sé… No ―le digo.
―Pues debería. Algún día tendrás un hijito ―me suelta.
Yo no supe muy bien qué hacer o qué decir. La seguí mirando abobado. No veía más que curvas, carne y ropa interior.
―¿Quieres ver cómo le doy de comer?
Yo no logro articular palabra. Estoy como petrificado. No puedo apartar mis ojos de ella, de sus pechos.
―Mira ―me dice, y se echa mano al sujetador. Se saca un pecho, lo aprieta con los dedos y acerca el pezón a la boca del muñeco―. ¿Ves? ―me sigue explicando―. Hay que alimentarla así para que crezca. Tú también chupabas así cuando eras pequeñito.

Este es solo un fragmento de la primera de las seis historias que componen este libro de literatura erótica. Oculto tras la pantalla, espiarás a Begoña mientras lleva a cabo sus pérfidas maquinaciones; guardarás un cómplice silencio cuando seas testigo de la irrefrenable y secreta atracción que sienten Montalvo y la madre de su novia; te morderás las uñas mientras averiguas cuál es ese misterioso «regalo de cumpleaños» que debe ir a recoger Priscilla DaConte a una habitación de hotel… ¿Acaso ocurren cosas así? ¿Y qué habría hecho una chica confiada en esa misma situación? Quizás encargar el mismo regalo…

Si eres amante de la erótica, estas seis nuevas escenas no te dejarán indiferente. Aparte de una lectura entretenida y adictiva, tendrás garantizadas altas dosis de tensión, morbo y, por supuesto, ¡excitación!

ENLACES DE DESCARGA

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.