Nada es demasiado para mis tesoros de Maria Isabel Salsench Ollé

Nada es demasiado para mis tesoros de Maria Isabel Salsench Ollé

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

***SOLO HOY Las Guerreras Maxwell, 7. Atrévete a retarme De Megan Maxwell

Regresa Megan Maxwell con la séptima entrega de la famosa saga «Las guerreras Maxwell».

Sin duda te llegará al corazón. Descubre, con esta nueva entrega, cómo los retos acaban dando paso a nuevas oportunidades...

DESCARGAR AQUÍ


Nada es demasiado para mis tesoros de Maria Isabel Salsench Ollé

 

Ver esta publicación en Instagram

 

PARTE 1. Octubre de 1865. ¡Era el día más importante del año! Y de la vida entera. O al menos eso creían las Joyas de Norfolk que debutaban en sociedad. Las Joyas eran cuatro hermanas. Tres exactamente iguales, con el mismo rostro, el mismo cuerpo y la misma edad. Y una última que se distinguía por ser la menor y físicamente distinta. Sus nombres eran Perla, Ámbar, Rubí y Esmeralda. Las cuatro queridas y muy consentidas hijas del Conde de Norfolk, un viejo diablo que solo tenía corazón para sus niñas. —¿Estáis preparadas? —¡Sí! —respondieron al unísono las trillizas mientras Esmeralda las miraba a través de sus enormes ojos verdes. A ella todavía le faltaban dos años para presentarse en sociedad, así que debería conformarse con observar. —Os tengo preparada una sorpresita —Su padre sonrió malicioso. —¿Una sorpresita? ¡Nos encantan! —chillaron de alegría las muchachas que estaban en la flor de la vida. El Conde se echó a reír e hizo pasar a un mozo cargado con tres cajas. —Vamos, abrid vuestros regalos. Esto lo guardaréis para siempre. Las tres beldades de ojos grises y pelo negro se acercaron a los paquetes y leyeron sus nombres en cada uno de ellos. Intrigadas, abrieron las tapas. Se quedaron boquiabiertas. Eran tres collares y cada uno hecho de un material distinto, correlativo a los nombres de cada una. Todos ellos tenían diamantes en la cadena, pero los colgantes en forma de corazón eran de diferentes colores. El de Perla, blanco. El de Ámbar, amarillo y el de Rubí, rojo. —¡Oh, papá! ¡Es demasiado! —jadeó Rubí, al borde del llanto. —Nada es demasiado para mis tesoros. —¿Me ayudas a ponérmelo? —pidió Perla, que ya había deshecho el nudo y esperaba impaciente para verse mientras que Ámbar ya se lo había puesto y se miraba orgullosa en el espejo. Thomas cogió los extremos y lo cerró alrededor de su cuello de cisne, tan largo como pálido. #yomequedoencasa #quedateencasa #novelasrecomendadas #recomendaciones #cuarentena #lee #booksbooksbooks #maribelsolle #megustaleeramaribelsolle #literatura #amor #madrid #españa #venezuela #barcelona #ahora #disfruta

Una publicación compartida de ✨⭐ MaribelSOlle⭐✨ (@maribelsolle) el

 

PREPARANDO LA DESCARGA...



En unos instantes podrás disfrutar de tu libro



 

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.