Presidente, no novela

Presidente, no novela

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

***SOLO HOY Las Guerreras Maxwell, 7. Atrévete a retarme De Megan Maxwell

Regresa Megan Maxwell con la séptima entrega de la famosa saga «Las guerreras Maxwell».

Sin duda te llegará al corazón. Descubre, con esta nueva entrega, cómo los retos acaban dando paso a nuevas oportunidades...

DESCARGAR AQUÍ


Presidente, no novela pdf

Presidente, no novela completa pdf gratis descargar leer online Miniread

Urbano
Oficina
Amor forzado
Billonario/Billonaria
Dominador
Posesivo

La novela Presidente, no es una historia romántica, los protagonistas son Qin Shuhan y Feng Lanhe

Capítulo 1 Tenemos que deshacernos de ella

  • Eran las dos de la tarde en una casa alquilada cuando se escuchó un golpe fuerte a la puerta. Qin Shuhan estaba sentada en el suelo, desesperada y su rostro se puso pálido. Sus manos pequeñas y temblorosas se agarraban de las mangas de su mamá mientras le suplicaba:
  • —¡Mamá, por favor no me entregues!
  • La mujer despiadada soltó sus manos y le respondió:
  • —Si no te vas con el presidente Wang, ¿quién va a pagar la escuela extranjera de tu hermana?
  • —Yo también soy tu hija y tengo novio. ¿Cómo me puedes vender a un hombre viejo y feo solo por el bien de mi hermana? —lloró Qin Shuhan y Hu Meifeng se burló con desprecio.
  • —Suer es mi hija biológica y tú solo eres un pedazo de basura que recogimos en la calle. He esperado todos estos años para criarte hasta que tengas la edad suficiente de casarte y cuando sea tiempo, la dote pagada por tu pretendiente será para tu hermana. ¿Cuánto tiene el pobre de Qi Sihuan? Mientras pueda mandar a Suer a estudiar al extranjero, estoy más que dispuesta a vender tu riñón para ganar dinero.
  • Qin Shuhan comenzó a temblar por el impacto; no podía creer que esto fuera verdad. Se puso a pensar en todo lo que Hu Meifeng le hizo por años y como destruyó la poca esperanza que le quedaba. Le vinieron recuerdos a la mente de su infancia interrumpida mientras rechinaba los dientes y decía:
  • —A partir de ahora, cortaremos lazos. —Salió por la puerta, tambaleándose. Había una luz tenue viniendo de la suite presidencial y Qin Shuhan apretó las sábanas tan fuertes que sus dedos delgados se pusieron pálidos. En la oscuridad, podía sentir el aliento frío que le llegaba a su nariz mientras una figura alta envolvía su cuerpo pequeño. Estaba tan asustada que no podía respirar por el aura imponente del hombre.
  • —¿Ella te envió aquí? —De pronto, se escuchó una voz grave y atractiva por encima. Qin Shuhan se quedó congelada por un instante al escucharlo y comenzó a temblar por el miedo mientras respondía:
  • —Sí.
  • El hombre soltó una risa burlona y con su voz atractiva, dijo dos palabras muy hirientes:
  • —¡Qué asco! —Sus ojos negros se veían intensos y despiadados en la oscuridad. Sus labios estaban encorvados hacia arriba con una expresión de enojo que parecía una bestia enfurecida. El frío de las palmas de sus manos hizo a Qin Shuhan perder la esperanza y lágrimas comenzaron a caer por su rostro mientras cerraba sus ojos. No supo cuánto tiempo pasó hasta que el hombre por fin se fue, pero no esperó a que regresara del baño. Se cambió de ropa y se fue del lugar. Al momento de salir del hotel, escuchó una serie de sermoneos detrás de ella y al voltear, Hu Meifeng corrió hacia ella y la cacheteó.
  • —¡Pequeña demonio, ¿cómo te atreves a huir?! —gritó Hu Meifeng y Qin Shuhan cubrió su rostro por el dolor sin poder soportarlo más.
  • —Seguí tus órdenes. ¿Qué más quieres de mí?
  • —¡El presidente Wang dijo que no estabas en su habitación y te esperó por cuatro horas! ¡Está furioso! ¡Ve a verlo en este momento o te romperé las piernas! —Hu Meifeng apuntó hacia ella dándole órdenes y Qin Shuhan se quedó sorprendida.
  • —Es imposible. Lo acabo de…
  • —¿Qué dices? El presidente Wang dijo que ni siquiera te vio. ¿Intentas mentirme diciendo que sí fuiste? —Hu Meifeng le lanzó una mirada, furiosa. Corrió hacia Qin Meifeng y empujó su cuello hacia un lado. Había marcas rojas visibles por todo su hombro y esto hizo enfurecerla tanto que comenzó a temblar.
  • —¡Eres una pequeña puta! ¿Cómo te atreves a acostarte con otro hombre? ¡No tienes vergüenza! —El rostro de Hu Meifeng se distorsionó por la furia mientras la cacheteaba una vez más— ¡Tu hermana no tiene dinero para irse a estudiar al extranjero y por eso te vendí! ¡Puedes dejar de hacerlo cuando yo haya ganado lo suficiente! —Luego de tantos regaños, Hu Meifeng la llevó a casa, enojada. Al llegar, Qin Suer tenía una mirada asesina en su rostro mientras encerraba a Qin Shuhan en su cuarto, después volteó hacia Hu Meifeng y le preguntó:
  • —Mamá, ¿qué va a pasar con el pago de mi escuela? ¿Cómo se atrevió a hacer eso Qin Shuhan?
  • Hu Meifeng también estaba molesta. Miró hacia el rostro lamentable de Qin Suer y le respondió:
  • —No te preocupes, Suer. Solo es medio millón. Voy a contratar un doctor para que le haga una cirugía reconstructiva a Qin Shuhan. No te voy a decepcionar.
  • —Gracias, mamá. Me tratas muy bien. —Qin Suer se inclinó hacia el pecho de Hu Meifeng con una sonrisa en su rostro, pero para seguir con su actuación, hizo un puchero y le añadió un tono de lamento a su voz—. Pero, escuché que se necesita mucho dinero para irse al extranjero. Medio millón solo alcanza para los gastos básicos y me temo que no tendré suficiente para regresar cuando quiera visitarte.
  • —Si ese es el caso, haremos que Qin Shuhan trabaje como prostituta y el dinero que gane será transferido a tu tarjeta. —Hu Meifeng estaba decidida en no dejar que ese pedazo de basura arruinara el futuro de su preciosa hija. Qin Suer sonrió sintiéndose victoriosa.
  • «Si Qin Shuhan se vuelve prostituta, nunca se va a poder superar en la vida y siempre permanecerá pobre mientras me ve con envidia»
  • El solo pensar que iba a poder disfrutar de su vida en el extranjero la emocionaba mucho. Qin Suer sí que estaba de buen humor; se quedaron viendo a dónde podían ir a celebrar, cuando el sonido de unos pasos acelerados interrumpió la conversación entre madre e hija. Había más de una docena de hombres vestidos de negro rodeando la residencia de la familia Qin y, casi de inmediato, un hombre joven bien vestido caminó hacia ellas bajo la protección de sus guardaespaldas. Hu Meifeng y Qin Suer estaban dentro de la casa, asustadas por la escena.
  • —¿A q… quién vienen a buscar? —Las dos tartamudearon, temiendo por sus vidas. El joven hombre las observó de manera respetuosa y dijo:
  • —Disculpe, señora Qin, ¿usted era la mujer del popularidadel St. Andrew, habitación 797 de anoche?
  • El hotel St. Andrew era en donde el presidente Wang estaba hospedado, pero su habitación no era la 797. Hu Meifeng volteó a ver a Qin Suer un momento y luego le dijo al hombre:
  • —Está buscando a la persona equivocada.
  • En ese momento, Chen Yan le entregó una credencial de estudiante.
  • —Esta credencial se quedó en la habitación del presidente anoche. Bebió mucho y la confundió con otra persona. No quiso…
  • Qin Suer no se esperaba que Qin Shuhan se hubiera acostado con un presidente de una corporación. Apretó los puños, forzó una sonrisa, tomó la credencial y la giró del otro lado. Cuando se dio cuenta que no había fotografía, dijo:
  • —Es mía, pero ¿quién es su presidente?
  • —Feng Lanhe —respondió Chen Yan con tono respetuoso. Qin Suer se sorprendió y le preguntó:
  • —¿Feng Lanhe, el presidente del Grupo Diye?
  • —Sí. El presidente nunca le debe favores a nadie. Respecto a lo que pasó anoche, les puede dar una explicación, pero espera que pueda ser paciente, señora Qin. —Al terminar de hablar, Chen Yan se retiró con el grupo de guardaespaldas. Qin Suer corrió hacia el sillón y se tiró a él. Su cuerpo temblaba por el impacto. ¿Cómo pudo haber pasado esto? Hu Meifeng vio la expresión seria por todo el rostro de su hija y le preguntó, confundida:
  • —¿El Grupo Diye? ¿Por qué nunca he escuchado sobre ellos? ¿El hombre con quien se acostó Qin Shuhan es muy poderoso?
  • Feng Lanhe era la persona encargada del Grupo Diye y decir que era poderoso, era subestimarlo. Qin Suer estaba celosa y furiosa.
  • —¡Feng Lanhe es el hijo mayor de la familia Feng! ¡A los 19 años construyó el Grupo Diye con sus propias manos lo cual transformó a la Ciudad Yun en una capital comercial en solo cinco!
  • Por lo que había dicho el hombre era muy probable que Qin Shuhan entró a la habitación incorrecta y Feng Lanhe quiso compensárselo. Si fue así, entonces Qin Shuhan iba a ser muy afortunada.
  • «¡No, eso no puede pasar! ¡Nunca voy a dejar que Qin Shuhan tenga una oportunidad así!»
  • Qin Suer tomó a Hu Meifeng del brazo, agitada y le dijo:
  • —¡Mamá, no podemos dejar que la familia Feng sepa de la existencia de Qin Shuhan! ¡Tenemos que deshacernos de ella!

PREPARANDO LA DESCARGA...



En unos instantes podrás disfrutar de tu libro



 

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.