TE AMÉ SIN PENSAR de ERINA ALCALÁ

TE AMÉ SIN PENSAR de ERINA ALCALÁ

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

***SOLO HOY ¿Un último baile, milady? de Megan Maxwell 

Regresa Megan Maxwell con una novela romántico-erótica tan ardiente que se derretirá en tus manos.

Sexo. Familia. Diversión. Locura. Vuelve a soñar con la nueva novela de la autora nacional más vendida...

DESCARGAR AQUÍ


TE AMÉ SIN PENSAR de ERINA ALCALÁ pdf

TE AMÉ SIN PENSAR de ERINA ALCALÁ pdf descargar gratis leer online

Luna, una odontóloga sevillana, joven y bonita, encontró trabajo nada más terminar la carrera, ya que se implantó una clínica americana de odontología. Llevaba dos años trabajando y se fue de vacaciones a Suiza, por casualidad conoció al subdirector Brayan, de la misma clínica en la gran manzana. Era joven. Y pasaron una semana en Suiza, juntos. Fue emocionante y sexual para ella y para él y fue difícil olvidarlo en los años siguientes. Por circunstancias de la vida, a los tres años, la enviaron a la gran manzana a trabajar, pero, Brayan, acababa de tener una relación y quería ser libre. Y ella se decepcionó. Pero conoció al hermano de un compañero suyo, Izan, militar. Y la vida pasó en un soplo, los años perdidos, una hija… y un final feliz que merecía. Erina Alcalá, es poeta y novelista. Ha impartido talleres culturales en el Ayuntamiento de Camas, Sevilla. Ha ganado varios premios de poesía y ahora escribe novelas románticas de corte erótico. También colabora con Romantic Ediciones en las que encontrarás otras novelas. Entre ellas, podrás encontrar: La trilogía Ditton, Una noche con un Cowboy, La lluvia en Sevilla es una maravilla, El amor viste bata blanca, La equivocación, El otro vaquero, El escocés, El amor no es como lo pintan, La chica de ayer, Pasión y Fuego, Escala en tus besos, No tengo tiempo para esto, quién es el padre, Y tú, ¿qué quieres?, Segunda oportunidad, Te juro que no lo he hecho a propósito, Los, caminos de Adela, Un sheriff de Alabama, El número 19, La vida de Eva, Ojos de gata, El Lobo de Manhattan. Los hijos de Mónica Amder, El hombre que más amo, Natalie no perdona, ¿Estás loca?, una visita inesperada, Un grave error, Corazón Coraza, Yo soy la dueña, Bea da la última Oportunidad, Brenda se lo piensa, Amores en Randolph, Un policía de Virginia, Un marido peligroso, Trilogía, las hermanas Torres, A mi secretaria la conozco, Mil citas por Navidad, Un vaquero difícil, Un vaquero entre la nieve, Me casé con tu padre, Un rancho por un dólar, Volveré a por mi hijo, Contigo a Melbourne, Un hombre oscuro, Un sueño desnudo y azul. Destino: Mikonos, No todo el amor es rojo, Gloria en Alabama, Amor no era eso, El visitante de mi dormitorio, Un instante en la noche, El vientre de la lluvia, La casa de la Colina, Olas en Australia, Amor y vino, Libros con café, Letras en mi rancho, Palabras que mece el viento, Al fin di con tu nombre, Dejaré que me seduzca, Una deuda por amor, La señorita y el Cowboy, Te amé sin pensar…

»ERINA

TE AMÉ SIN PENSAR

»leer»

El hecho de que alguien no te ame como tú quieres,
no significa que no te ame con toda su alma.
CAPÍTULO UNO
Luna Aguado, siempre había sido desde niña una chica independiente. Hija única. Sus padres, Javier Aguado, era celador del hospital de Sevilla Virgen Macarena, y su madre Rocío Hernández, era limpiadora en el mismo hospital. Allí se conocieron de jóvenes, se enamoraron y se compraron un piso cerca del hospital en unas de las bocacalles cercanas, un piso humilde de tres dormitorios. Pero al menos tenían dos sueldos no demasiado grandes para pagarlo.
Cuando Luna entró a la universidad de Sevilla, ya lo habían pagado. No les faltaba, pero tampoco les sobraba. Y lo que tenían, querían utilizarlo en los estudios de su hija.
Luna quiso ser odontóloga, y le llevó cinco años terminar la carrera.
Con tanta suerte, que una clínica americana, se implantó en el centro de Sevilla, justo al acabar la carrera y la contrataron, primero como ayudante, y el segundo año pasó a tener su propia sala con su ayudante para ejercer de odontóloga con todas las consecuencias.
Era la chica más feliz del mundo.
La clínica NY Dental & Medical Management, era un mundo. Y tenía sucursales en Nueva York, Manhattan, en Francia, Inglaterra, Canadá y repartidas por Estados Unidos, era un holding, de un gran empresario americano.
Pero ella era feliz. Se había comprado un coche de segunda mano y aún vivía con sus padres, aunque pensaba que en cuanto pasara ese segundo año, después de vacaciones, se independizaría.
Ganaba lo suficiente como para estar en un piso pequeño en el centro, cerca de la clínica o en Triana, ya que la clínica estaba en la Avenida de la Constitución.
Al volver de las vacaciones vería.
Iba a cogerlas en agosto, y quería ir a los Alpes suizos. Y lo mejor era ir con un grupo, luego ella haría las excursiones que decidiera. Iban en avión hasta Berna y en tren hasta subir al hotel donde se quedaría el grupo.
Cuando fue a sacar los billetes, le informaron que saldrían de Sevilla un grupo de 10 personas.
Estaba deseando de que llegara agosto, ya quedaba apenas un mes. Y el calor era sofocante.
Una tarde se fue a las rebajas y se compró alguna ropa de abrigo porque se lo habían aconsejado por el clima.
-Hija ¿tan lejos te vas?
-Mamá voy con un grupo de gente.
-Es que eres tan joven…
-Mamá por favor tengo 25 años y cuando venga voy a buscar un piso. Así que te vas a preocupar más aún.
-¡Ay, Dios mío! mira Javier, la niña quiere irse de casa.
-Ya es hora, deja a la niña.
-Claro, tú le das todos los caprichos…
-No es un capricho, tiene que aprender a valerse por sí misma, de todas formas, aquí tiene su casa.
Iba en el avión con el grupo de personas que iban a los Alpes, se conocieron en el aeropuerto, la mayoría eran parejas jóvenes y un matrimonio mayor, la única soltera era ella, pero no le importaba. Iba a descansar y a ver esos paisajes suizos preciosos que había visto en Google.
Por fin, llegaron a Berna y tomaron el tren que los dejaría en la estación de esquí y en el hotel donde había rutas y excursiones y aquello era un hervidero de gente y era agosto. No había mucha nieve en ese mes.
Tiró de su maleta y su bolso. Y entró en el hotel.
-¿Cómo?- le dijo a la recepcionista.
-Que no hay habitaciones.
-Tengo mi habitación aquí.
– No figura.
-Tome.- Dijo enfadada Luna que se veía en la calle.
-Ya a todo el mundo lo estaba ubicando y ella estaba enojada.
¿Cómo no encontraban su habitación?
-Señorita, lo siento, debe haber un error.
-¿Qué error? He pagado una habitación durante una semana entera. Tengo la factura.
Y en ese momento un chico alto, se puso a su lado con un jersey de lana, rubio de ojos azules, le sonrió, pero ella estaba muy cabreada.
-Señor Mars- le dijo la recepcionista.
-Dígame, -le contestó en inglés.
Y ella se enteraba de la conversación porque sabía inglés. Para eso trabajaba en una clínica americana, y cuando entró en ella, debía saber inglés perfectamente y ella lo hablaba con total normalidad.
-Hay un error.
-¿Qué error?
-La señorita tiene la misma habitación que usted.
Y la miró de nuevo.
-A ver…
Y le dieron la factura.
-Nunca nos había pasado esto.
-Llevo ya tres días aquí, es imposible.
-Debe ser un error informático.
-Quiero mi habitación, he pagado por ella.-seguía Luna erre que erre.
-Bueno, dijo Brayan, es una suite, tiene dos dormitorios independientes. Cuando la reservé no quedaba otra.
-Si no le importa y quiere compartirla…
Y ella seguía irritada.
-Pero yo he pedido una sola para mí.
-Pero no hay y los demás hoteles están al completo.
-No la molestaré y puede salir por la otra puerta. Y cerrar la que da a la mía. Son independientes.- le ofreció Brayan.
-Sí.- dijo la recepcionista para quitársela de en medio y solucionar el problema.
-Bueno, si no me queda otro remedio…
-Venga, la acompaño, voy a la habitación.
-Le dieron otra llave, y él le cogió la maleta y el bolso.
-No hace falta que…
Pero él siguió hacia adelante. Cuando entraron en el ascensor…
-Te va a gustar, es el ático, digamos, bueno, tiene el tejado, pero las vistas son maravillosas, las mejores.
-¿Eres inglesa?
-No, española.
-¡Ah bien!, Luna, encantada.
-Brayan, americano encantado.- le sonrió con una sonrisa blanca y perfecta, como la suya.
-¿Has venido desde américa?
-Sí, desde Manhattan. ¿Has estado en Nueva York?
-No, pero trabajo en Sevilla para una clínica odontológica de allí.
-¡En serio?, dental NY.
-Sí, ¿cómo lo sabes?
-Trabajo en ella, de hecho, soy el subdirector en la gran manzana.
-¡No me puedo creer! Yo soy odontóloga en la de Sevilla.
-¿Qué tal es la clínica en España?
-Grande y bonita, y tenemos mucha carga de trabajo.
-¿Cuánto llevas allí Luna?…
-Aguado, Luna Aguado. Dos años, cuando acabé la carrera. La verdad, tuve mucha suerte.
-Tienes entonces…
-25 años ¿y tú?
-28.
-¿Tan joven eres subdirector?
-Es que el director es mi padre.
-¿Enchufado?
-Exacto, pero soy bueno.
-No lo dudo.
-Ya llegamos, es aquí.
-Mira, puedes entrar por aquí, yo por esta, tengo mis cosas en ella.
-¿Y los baños?
-Hay dos, no te preocupes.
-¡Ah vale!
Y entraron por la puerta de Brayan.
-Esta es la mía.
-¡Qué bonita!, ¡y qué grande! Se asomó a la ventana y lo miró encantada.
-¡Qué vistas!
-¿La mía tiene las mismas?
-Las mismas.
-Ven.
Y pasaron con la maleta a la otra, te dejo las maletas. Aquí cierras el pestillo y ya está.
-Yo no necesito sino esta.
-Espera, me llevo estas cosas mías.
-Brayan gracias.
-De nada, te dejo que te instales.
-La comida es a las dos, voy a descansar, ¿te llamo y bajamos juntos?
-Bueno, te doy un toque en la puerta.
-Vale, gracias.
Cerró con el pestillo.
¡Ay, Dios! ¡qué tío más bueno!, y trabajaba en su empresa, por Dios ¡qué alto!, había sido un flechazo, estaba enamorada. ¡Joder…qué pedazo de tío bueno! Ya podía ser español y ella más guapa y alta.
Tenía Brayan los ojos azules y el pelo rubio y una barbita preciosa, la nariz recta no muy grande y un entusiasmo que ya quisiera ella. Era enérgico y sonriente, educado.
Y ella no pasaba el metro sesenta, la melena larga y castaña clara, los ojos verdes y una nariz pequeña y respingona.
Bueno, era lo que había, no era muy guapa ni fea tampoco. Tenía su encanto y era irónica por naturaleza.
Ese tipazo seguro tenía más mujeres que moscas en la miel.
Y ella solo había tenido dos hombres, instituto y universidad.
No era un Currículum largo. Ni la experiencia necesaria para satisfacer a un tipo como ese.
Tenía que olvidarse de él, había ido a pasarlo bien. Si había algún chico, no pensaba perder la oportunidad, eso seguro, pero venía a ver los paisajes.
Deshizo las maletas y le dio con la plancha que había en el armario a lo que necesitaba un repaso. Luego se dio una ducha y miró por la ventana, la abrió y sintió el aire fresco. ¡Qué maravilla! ¡Que belleza!
A Brayan le gustó esa muñeca desde que la vio cabreada en la recepción. Le gustaban las mujeres pequeñas, no sabía porque le llamaban más la atención. De hecho, no tenía una relación al uso con Loren, salía a veces con ella y se acostaban, como amigos, sin compromiso ninguno. Pero Luna, era distinta. Le gustó su enfado con la habitación y a él no le importaba compartir la suite. Al contrario, le hizo gracia, a pesar de lo pequeña, su fuerza, ese pelo y los ojos grandes y verdes, esa naricilla respingona.
La oyó bañarse y e imaginó su cuerpo bajo el agua, sus pechos, ¡joder! Se iba a poner duro y todo solo con pensarlo.
Él, que controlaba, le había gustado mucho Luna. Era su prototipo de chica y trabajaba en su empresa, Lástima que no estuviera en Nueva York, porque de lo contrario iba a tener un problema. Un problema satisfactorio claro.
La oía por la habitación de un lado a otro y abrir la ventana. Estaba haciendo un trabajo en el ordenador, pero iba a enterarse en el almuerzo qué planes tenía, para poder cambiar los suyos o los de ella, quería pasar esas vacaciones con ella, así de simple.
Cuando acabó el trabajo, la llamó a la puerta por la que se comunicaban. Luna cerró la ventana y abrió la puerta.
-¿Qué hora es?
-La del almuerzo, si no nos lo queremos perder vamos, si quieres.
-Vale, cojo el bolso.
-Te espero en la puerta de fuera.
-Vale, cierro por allí.
-Tomó el ascensor…
-¿Qué tienes pensado hacer esta tarde?
-Pues iba a montar en el teleférico y ver el pasaje desde arriba ¿y tú?
-Pues lo mismo, pero me llevo los esquís y me tiro, bajo esquiando, ¿te atreves?
-¿A qué? ¿A matarme? Y Brayan se reía.
-¿Mujer no sabes esquiar?
-No, no sé.
-Tendré que darte una clase mañana.
-Si te atreves…
-Ya verás.
-Sí, pareceré un pato.
-Mujer… anda allí está el comedor, vamos a ver que tiene de bueno…
CAPÍTULO DOS
Mientras comían…
-¿A qué hora sale el teleférico?- le preguntó Luna a Brayan.
-A las tres y media.
-Sacaré el tique cuando comamos. El de ida y vuelta. Tú qué haces ¿subes luego en él?
-Claro, no voy a subir andando- le dijo con esos ojos matadores azules.
-Para en la bajada para que esquiemos y sigue el ritmo.
-¿No te da miedo bajar eso esquiando?
-No mujer, desde pequeño mis padres me llevaban a Aspen.
-He oído Aspen, es un lugar para esquiar.
-Sí, está en Colorado, es precioso. Si vas en invierno, tienes que reservar con bastante antelación. Nací con los esquís puestos.
-Me deja más tranquila- y Brayan se reía.
-¿Has viajado mucho?
-No, solo un año estuve en Inglaterra con una beca, en Londres, estudiando uno de los cursos. Se llaman becas Erasmus. Ahí aprendí inglés, aunque ya sabía hablar un poco.
-Y ahora aquí. me gustaron los paisajes suizos.
-A mí también. Es la primera vez que vengo a Europa.
-¿Solo vienes a Suiza?
-Sí me tomé quince días, así que estaré aún una semana. Quiero ir a las excursiones y rutas, no solo esquiar. Eso puedo hacerlo a la vuelta un rato.
-¿Sabes ya a que excursiones vas a ir?
Y sacó una lista, la puso en la mesa.
-¿No paras? La tienes completa…
-No, mujer si venimos, hemos de verlo todo.
-Creo que tengo en el bolso algunas, otras, pensaba sacarlas aquí.
-Puedes cambiarlas de día.
-¿Para qué?
-Para ir juntos, si quieres.
-¿Quieres ir conmigo?
-Eres mi compañera de habitación, no conocemos a nadie, eres de la empresa. Podemos ir juntos.
-Vale, aunque eres un arriesgado.
-Vamos Luna. Mujer, soltaremos adrenalina. Vamos a componer las actividades y vamos juntos, ¿te parece?
-Sí, me parece. Si no piensas tirarme por un terraplén de esos.
-Mientras tomamos el café en la cafetería, cuando comamos.
-Y así se lo doy a la recepcionista. ¿Ya has pagado tú?- le pregunto ella.
-Sí.
-Vale pues voy, que me apunten y pago.
-Perfecto. Lo pasaremos bien. Por las noches hay baile y fiestas, karaoke…
-¡Qué bien! canto mejor en la ducha -y Brayan se reía con ella.
-¡Qué casualidad que seamos de la misma empresa! No me lo creo.
-Es verdad…
-¿Cuánto ganas allí como odontóloga?
-¿Quieres saber mis finanzas?, te advierto que llevo dos años y les doy algo a mis padres por estar en casa. Aunque quiero independizarme en cuanto llegue, buscar un piso o apartamento pequeño para mí.
-¿Cuánto ganas, mujer?
-2100 en neto. Es un buen sueldo, creo que nadie paga mejor. Y dos pagas extras, en junio y en Navidad.
-¿2100 euros?
-Sí, la vida es más barata que en Nueva York seguro, ¿cuánto ganan allí los odontólogos?
-Unos doce mil dólares? En Navidad se suele dar medio sueldo.
-¿Doce mil dólares? Se sorprendió ella.
-Sí señorita.
-Serán los apartamentos caros porque si no… Aquí quiero buscar hasta ochocientos euros máximo, si puedo menos, no me quiero ir del centro.
-Eso es baratísimo.
-Allí te cuesta la mitad del sueldo. La comida no es cara, salir y la ropa sí. Depende dónde vayas claro.
-6000 dólares en Manhattan.
-Sí, de uno o dos dormitorios.
-No está mal si ganas lo que ganas.
-Si le sumas gastos, puedes ahorrar más allí.

ENLACES DE DESCARGA

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.