El Guerrero Supremo novela

El Guerrero Supremo novela

A compartir, a compartir! Que me quitan los posts!!

***SOLO HOY Las Guerreras Maxwell, 7. Atrévete a retarme De Megan Maxwell

Regresa Megan Maxwell con la séptima entrega de la famosa saga «Las guerreras Maxwell».

Sin duda te llegará al corazón. Descubre, con esta nueva entrega, cómo los retos acaban dando paso a nuevas oportunidades...

DESCARGAR AQUÍ


El Guerrero Supremo novela pdf

El Guerrero Supremo novela completa pdf gratis descargar leer online Miniread

Urbano
Contemporáneo
Mundo de los negocios
Venganza
Alma gemela
De debilucho a fuerte
Inspirativo
Yerno adoptado
Billonario/Billonaria
Mercenario
Arrogante
Inalcanzable
Maquinador
Hombre súper poderoso

Capítulo 1 El regreso del Guerrero Supremo

  • En Erudia, un avión privado aterrizó en el aeropuerto de Colina del Norte, donde todos los vuelos internacionales sufrieron un retraso de ocho horas por su causa. En el corredor privado, había cinco hombres con traje y zapatos de cuero, parados tan rectos como jabalinas. De vez en cuando, levantaban la muñeca para mirar la hora, pues una persona importante llegaba a la ciudad. La sociedad de clase alta de Colina del Norte se había enterado de su llegada, pero nadie podía acercarse ni un centímetro a la pista de aterrizaje privada. Ni siquiera el hombre más rico de la ciudad, que vino a rendirle homenaje, pudo aproximarse. Finalmente, se vieron movimientos en el corredor.
  • —¡Guerrero Supremo! —gritó la multitud con los ojos llenos de asombro y veneración al ver a la leyenda invicta de Erudia.
  • Él, apodado el Guerrero Supremo, era el único guerrero con cinco estrellas en la historia de Erudia. En una ocasión, les había ganado de forma aplastante a los ejércitos más fuertes de dieciocho países. Era un hombre autoritario y formidable. Él, que abrumaba al mundo con su poder incomparable, había creado incluso el Regimiento de las Cinco Grandes Guerras, el Regimiento de Caballería y muchos más.
  • Al poner un pie en su tierra natal, a Leandro Gutiérrez le invadieron las emociones. Años atrás no era más que un huérfano abandonado en las calles de Colina del Norte y luego fue adoptado por la Familia Gutiérrez. Sin embargo, ellos nunca le tuvieron cariño. Sus padres adoptivos, que solían pegarle y regañarlo, lo trataban como a un extraño. En cuanto al resto de las personas, lo trataban como a un don nadie. No obstante, a él no le importaba nada de eso. Desde niño siempre había estado orgulloso de su apellido y soñaba con llevar a la familia a la gloria cuando fuese mayor.
  • Finalmente, Leandro creó el Grupo León, la mayor sorpresa en la comunidad empresarial de la ciudad. Con miles de millones en activos, se situaba a la cabeza de Colina del Norte e impulsó a la decadente Familia Gutiérrez a la cima. Sin embargo, la familia no solo no mostraba ninguna señal de aprecio, sino que incluso albergaba descontento hacia él. Celosos de su éxito, lo consideraban una piedra en su zapato y codiciaban el Grupo León. No importaba su riqueza y poder, a menos que ellos tuvieran el control, él era solo un extraño ante los ojos de la Familia Gutiérrez.
  • Incluso en su noche de bodas le tendieron una trampa. Lo emborracharon y luego lo acostaron en la cama de su cuñada. Querían que pareciera que le estaba haciendo algo inapropiado y su hermano y sus padres adoptivos lo habían sorprendido en la cama.
  • Esa noche, la Familia Gutiérrez le fracturó brutalmente las extremidades y lo dejó en la carretera como un perro salvaje. No solo había quedado discapacitado, sino que además tenía que cargar con la culpa de algo que no había hecho. De la noche a la mañana, había pasado de ser una estrella en ascenso en el mundo de los negocios a ser un hombre al que todos desprecian. Al día siguiente, lo culparon de varios delitos y lo condenaron a seis años de prisión. Nunca pudo olvidar las expresiones despiadadas y siniestras en los rostros de todos los miembros de la Familia Gutiérrez ni las burlas de sus amigos, compañeros de clase y socios. Sin embargo, sobre todo, nunca pudo olvidar la decepción en el rostro de su esposa, Zamira.
  • Leandro había considerado a la Familia Gutiérrez su hogar y se había dedicado a ella. Sin embargo, lo trataron como basura. Sentía como si un cuchillo atravesara su corazón cada vez que pensaba en ese asunto. ¡Los odiaba mucho! Sin embargo, ¿quién iba a pensar que lo sacarían en secreto de la cárcel para alistarlo en el ejército? En pocos años, dominó el mundo militar y se convirtió en el único Guerrero Supremo con cinco estrellas. Ahora que había regresado, la Familia Gutiérrez debería estar alerta.
  • —¿Cómo te va, Dragón Azul? —preguntó Leandro.
  • Dragón Azul, el comandante del Regimiento de las Cinco Grandes Guerras, dio un paso al frente y dijo con respeto:
  • ―Señor, ¡me temo que su esposa, la Señorita Zamira López, volverá a casarse hoy a las diez de la noche!
  • Desde que el esposo de Zamira fue enviado a prisión al día siguiente de su noche de bodas, ella había vivido como una viuda. Solo Dios sabía la presión a la que fue sometida. En ese momento, era precisamente ella la persona que Leandro más ansiaba ver.
  • Después de dudar un poco, Dragón Azul continuó:
  • »Además, señor, la Familia Gutiérrez ofrecerá esta noche en el popularidadel Palacio de Cristal un banquete para celebrar el éxito de la salida a bolsa de la empresa. Muchas personas acaban de invitar al Guerrero Supremo, incluida la Familia Gutiérrez, pero no acepté ni rechacé directamente.
  • —¿A qué hora? —preguntó Leandro de forma concisa.
  • —A las ocho, señor.
  • —De acuerdo. Dile a la Familia Gutiérrez que asistiré al banquete.
  • Como la hora de los dos eventos no coincidía, Leandro aceptó con mucho gusto la invitación. El banquete de celebración de la salida a bolsa del Grupo Gutiérrez tenía lugar en el popularidadel Palacio de Cristal de Colina del Norte. Con la ayuda del Grupo León, se habían convertido en una familia rica y poderosa en un abrir y cerrar de ojos. El salón bullía de ruido y emoción, y de vez en cuando se oía el sonido de las copas que chocaban en el aire.
  • —Dios bendiga a la Familia Gutiérrez —dijo José, el jefe de la familia—. Las nuevas generaciones son la esperanza del futuro. El Grupo Gutiérrez ya cotiza en bolsa y se ha convertido en una estrella en ascenso en Colina del Norte.
  • Los tres hijos de José y su hija recibieron a sus invitados con una gran sonrisa. La generación más joven de la Familia Gutiérrez se sentía satisfecha y orgullosa porque, a partir de ese momento, se convertirían en una familia poderosa y, ellos en particular, estarían entre los jóvenes más ricos de la sociedad. La mayoría de los invitados que asistieron al banquete pertenecían a la alta sociedad de Colina del Norte.
  • —Gutiérrez, ¿sabes lo que sucedió hoy? Tu fiesta de celebración no es nada comparada con eso —comentaban sobre el gran acontecimiento que había ocurrido ese día.
  • —¡Sí! ¡Escuché que una persona importante llegó a la ciudad!
  • —El hombre más rico de Colina del Norte quería conocerlo, pero no se lo permitieron. Al parecer, no estaba lo suficientemente calificado.
  • —¡Dicen que Julio Nápoles esperó cinco horas en el aeropuerto!
  • —Sí, yo también lo sé. —Asintió con la cabeza José—. Incluso envié a alguien para que lo invitara a la fiesta.
  • —¡No puede ser! ¿Por qué iba a asistir esta persona tan importante a una fiesta así?
  • Nadie lo creyó. De hecho, como estrella en ascenso que era, José solo estaba probando suerte.
  • —¡Papá! —gritó Javier, el segundo hijo de la Familia Gutiérrez, que se acercaba corriendo—. ¡Aceptó la invitación para asistir a nuestro banquete! ¡Está en camino!
  • —¡Jesús! ¡Dios sí que ha bendecido a la Familia Gutiérrez!
  • Los miembros de la familia apenas podían disimular su alegría, ya que esta era su oportunidad de alcanzar el cielo de un solo salto. Los nietos se reunieron con una luz que llenaba sus almas. El hermano de Leandro, Bruno, y su cuñada, Victoria, sonrieron.
  • —Bueno, fue por causa del encarcelamiento de Leandro que la Familia Gutiérrez ha llegado hasta aquí hoy…
  • —Claro, hablando de Leandro, ¿sabían que hoy sale de la cárcel? —preguntó alguien de forma brusca.
  • —¿En serio? ¿No traerá eso mala suerte? ¿Por qué tenía que salir en un día tan importante?
  • —¡Por favor, que no vuelva, por favor! ¡Es la mayor vergüenza de la Familia Gutiérrez! ―Los labios de Victoria reflejaron una expresión de desprecio.
  • —A propósito, Leandro fue el que más contribuyó a que la familia alcanzara la posición social que tiene en la actualidad.
  • —¡Eso es lo que se supone que debía hacer! —dijo Bruno—. Debería contribuir con la familia por haberlo criado; él no era más que un huérfano. Su multimillonario Grupo León no significa nada. Para decirlo sin rodeos, ¡es solo un perro criado por la Familia Gutiérrez!
  • Alguien soltó una carcajada.
  • —De hecho, hace tiempo que me interesa la mujer de Leandro. Todavía está viviendo como viuda, ¡y me voy a casar con ella!
  • El comentario del hombre provocó un estallido de risas.
  • —Todos, detengan lo que están haciendo. Tengo que hacer un anuncio importante —dijo José y anunció que la persona importante que tanto esperaban estaba a punto de llegar.
  • Se oyó un estruendoso aplauso, pero una vez que estos cesaron, todavía había alguien aplaudiendo. El sonido, que se aproximaba desde lejos, era alto y claro. En la alfombra roja, un hombre con un aspecto atrevido y enérgico se acercó aplaudiendo. Su paso desprendía un aura majestuosa e imponente, que hizo que la multitud contuviera la respiración.
  • —¡Es Leandro! —exclamaron Bruno y Victoria.
  • De repente, todas las miradas se volvieron hacia él.
  • —¡Había olvidado que este mocoso salía de la cárcel hoy! —exclamaron al unísono los padres adoptivos de Leandro.
  • Mientras ignoraba las miradas atónitas, Leandro caminó paso a paso hacia José.
  • —Un pajarito me dijo que la empresa ya cotiza en bolsa. ¿Cómo te sientes, José? ¿Estás contento? —Leandro le dirigió una sonrisa expresiva.
  • —¿Cómo te atreves a presentarte aquí, mocoso insolente? ¿Y cómo me has llamado? —La ira de José se desató—. ¿Quién lo dejó entrar? ¿Acaso no saben que acaba de salir de la cárcel? ¡Qué poco propicio!
  • Bruno se puso de pie.
  • —¿Qué demonios haces aquí, Leandro?
  • —¿Por qué no puedo estar aquí? —Leandro lo miró con recelo
  • —Bueno, para empezar, ¡eres huérfano! La Familia Gutiérrez te crio, pero eras ambicioso y desagradecido. Tenías un deseo desmedido por tu cuñada y querías apoderarte de la familia. ¡Incluso intentaste matar a tus padres adoptivos cuando las cosas se complicaron! ¿No tienes conciencia? ¿Te queda algún sentido de la moral en tu corazón? Has perdido tu reputación en Colina del Norte y todo el mundo lo sabe. ¿Cómo tienes la poca vergüenza de venir por aquí?

PREPARANDO LA DESCARGA...



En unos instantes podrás disfrutar de tu libro



 

Deja un comentario:

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.